Scala News

jueves, 8 de marzo de 2012

¡GRACIAS!


Gracias Señor por no dejarme caer durante este tiempo, por no permitirme desfallecer. Gracias por la extraordinaria y paciente mujer que me diste. Gracias por enseñarme a hacer del "no acompañamiento" un acto de fe y, por lo tanto, de Amor. Gracias por todos aquellos que han estado a mi lado, a nuestro lado. Gracias a los que nos han sostenido. Gracias a los que han rezado. Gracias porque en PS se me permite vivir mi fe junto a mi familia. Gracias a los amigos enfermos del Albergue que han compartido su tiempo conmigo, y especialmente a los que pidieron que compartiera el mío con ellos; gracias porque te he visto a Ti en cada uno de ellos; gracias por la gracia inmerecida de presenciar que uno de ellos volviera a Ti de manera sorprendente e inesperada. Gracias a todos los que nos han acompañado con su oración. Gracias a cada Redentorista que me ha alentado y a cada uno de los que me ven parte de esa Familia; gracias por hacerme sentir que son mi familia; gracias especiales a uno en concreto por llevarme en su corazón por tus caminos; gracias a un grupo de jóvenes que me permite crecer con ellos,  aprender de ellos, y por la cercanía y confianza de uno muy especial; gracias a un grupo de matrimonios siempre cercano y principalmente a quien me introdujo allí; gracias a dos jovencitas que peinan canas; gracias a un concreto Laico Redentorista porque sin saberlo sus “me gusta” siempre son un soplo de ánimo; gracias por darme la ilusión de querer vivir como ellos. Gracias por San Alfonso. Gracias a San Alfonso. Gracias a un ciberescolapio que SIEMPRE está disponible. Gracias a las Catequistas Sopeña.

Gracias por las lágrimas a solas contigo. Gracias porque una vez más me has enseñado que sin Ti no soy nada, que todo lo soy por Ti y que lo único realmente importante es caminar contigo junto a los hermanos. Y por eso no existe la desesperanza, porque cuando llega el decaimiento ahí estás siempre Tu y los brazos de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro para recogerme antes de caer.

Hoy comienzo una nueva etapa que durará exactamente lo que tu quieras que dure. La inicio con la ilusión de un niño y lo hago tomado de Tu mano y con la confianza de que nunca la soltaré.

Mi Dios, gracias por el regalo de la fe.

2 comentarios:

  1. Gracias, Zapatero, pues sin tus medidas anticlericales la JMJ no se hubiese celebrado en España y no hubiese conocido ni disfrutado de un hermano tan deslumbrante como coherente.

    Gracias Sr. Zapatero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje ¡gracias por ese sentido del humor!!!!

      Eliminar