jueves, 1 de diciembre de 2016

El cura rojo


A nadie le sorprendería un concierto de Vivaldi, ni le sorprendería que fuera él mismo quien  tocara el violín, instrumento del que era un virtuoso. No le sorprendería a nadie ni aun sabiendo que se trata de un sacerdote. Sí, “il prete rosso” le llamaban, por aquello del color de su pelo.

No sé si alguien ha pinchado en esta entrada pensando a ver qué nos va a contar este aventado hoy, o con las escopetas cargadas creyendo que me iba a meter con algún cura por sus ideas políticas, o afilando las navajas ante la idea de que fuera a ensalzar a algún sacerdote izquierdista asumiendo, sin tener por qué, que además de izquierdista sería anti ortodoxo. Qué ¿prejuicios?

No lo sé, pero al menos ahora tenéis claro que yo también prejuzgo.

Pues ya veis, no se trata de eso. Solamente quería hablar de un cura y músico. Claro que no se trata de Antonio Lucio Vivaldi. Tampoco de Sebanías, Josafat, Natanael, Amasai, Zacarías, Banaías o Eliezer, los sacerdotes trompetistas ante el Arca. No.

Se trata de un misionero fiel y entregado. De un sacerdote que se desgasta sin descanso en el anuncio de la Buena Noticia de la Sobreabundante Redención. Un tipo de 30 años que arrasa atrayendo a niños, jóvenes y mayores, consciente de que él es un instrumento. Un dignísimo hijo de San Alfonso que, por cierto, también era músico (qué italiano no canta en Navidad su “Tu scendi dalle stelle”, propina habitual de Pavarotti en muchos de sus conciertos). Un Redentorista y, por lo tanto, mi hermano: el P Damián Mª Montes Nieto CSsR. Imagen de una Iglesia joven, aglutinadora y en movimiento. Hay otros sacerdotes o religiosos con otro estilo de acercar las almas a Dios, de anunciar su venida y acercar el Reino a la tierra. Como hay feligreses de todo tipo. Aquí cabemos todos, que el rebaño es inmenso y variopinto.

Pues éste hermano mío es uno de los 30 seleccionados por TVE para representar a España en Eurovisión: http://www.rtve.es/television/20161201/padre-damian-canta-thousand-suns/1448527.shtml

Ya, yo también. Lo confieso, estoy encantado. Ni siquiera he escuchado la canción y ya pido el voto para él; también lo confieso. Pero es que estoy encantado con la mera idea de ver a un sacerdote en Eurovisión; a éste en concreto. La entrega, donación y riesgo que supone su sobre exposición es en sí mismo algo que me asombra, me llena de admiración y orgullo. La normalización de la vida religiosa en sentido amplio.

Este Adviento en el que leemos noticias sobre la prohibición de Belenes en algunos colegios nos llega la inmejorable noticia de la imagen explícita de un sacerdote en un Festival Musical de la repercusión mediática de EUROVISIÓN. Sería una impactante y positiva imagen en los televisores de millones de hogares. Pues ya sabéis, a partir de mañana 2 de diciembre y hasta el día 12 podéis entrar en la web de TVE y votar por el P Damián.

Thousand suns. Quienes fueron jóvenes, quienes lo son y quienes lo serán. Gracias a todos los que lo hagáis. En gerundio siempre. Scalando en Familia.

1 comentario: