miércoles, 31 de agosto de 2016

Cinco años

31 de agosto. Cinco años. Hace ya cinco años decidí hacer una confesión: que un día me dijeron que Él era mi Amigo ( http://www.scalandoenfamilia.com/2011/08/me-dijeron-que-era-mi-amigo.html ). Con esa entrada inauguraba este blog, sin saber muy bien… comenzaba una exposición que era para mí una enorme incógnita.

Cinco años después aquí sigo. Tratando de darle a conocer de una manera simple y sencilla, con la vida casi diaria de un padre de familia normal y corriente. Visión personal, experiencia personal. Dándole a conocer a Él y a mi Familia Redentorista. Un padre de familia que es misionero laico del Santísimo Redentor. Dos pasiones vividas precisamente con eso: pasión.

Son muchísimas las personas de los cinco continentes que han pasado por aquí, pero no me importa nada el número. Me quedo con quienes casi semanalmente le encuentran cuando, paradójicamente, van buscando en google dos palabras, “bragas sucias”… y se dan de bruces con http://www.scalandoenfamilia.com/2014/02/bragas-sucias.html; me quedo con alguna vocación afianzada; me quedo con quien descubrió a la Perpe, a San Alfonso o a varios de los santos o beatos Redentoristas; me quedo con quien le vio y siguió avanzando; me quedo con un seminarista de Santander; me quedo con quien llegó a ser una madre soltera de Argentina; me quedo con quien descubrió a esta Familia; me quedo con algún “gracias”; me quedo con el abrazo de aquellos a quienes he podido conocer; me quedo con quien me ha parado por la calle y sus palabras; me quedo con la comunión.

También ha habido algún insulto, críticas insanas, amenazas. Oración.

Uno aprende a perder el pudor de hablar de Dios, de mostrar caídas, debilidades y que la propia vida no es perfecta, que uno mismo es un cúmulo ingente de imperfecciones. Ese perder el pudor, hacerse visible, tratar de mostrar el Rostro Amable de quien nos regala la Redención Abundante, también me ayuda a mí.

Cinco años compartiéndolo en las redes, interactuando, creciendo. Preguntando, buscando, escuchando. Siempre en gerundio.

Cinco años. La barba más blanca, caminando con María y nuestras hijas creciendo. Cinco años viendo hermanos comprometerse, ordenarse y cómo la Familia crece. Cinco años y personas que ya no están, que ya han llegado, como mi padre. Todo tan natural como lo que es: la vida misma.


Cinco años scalando en Familia. Gracias a todos. ¡Gracias a Dios!

viernes, 26 de agosto de 2016

Religiosos y populares


Compruebo últimamente que hay quien no lleva muy bien la popularidad de los miembros consagrados de la Iglesia. No voy a entra a valorar opiniones particulares. Desde el respeto cada uno es muy libre de tener las suyas.

A mí me parece extraordinario que existan caras visibles, de éxito y con elevada popularidad de sacerdotes y religiosos que se exponen regalando sus dones al servicio del reino. Todo aquello que es humano es, sencillamente, divino. Cuestión de dones y de vocaciones. Y atraen, acercan a alejados, descubren a quienes no conocen, muestran diferentes caras de una misma Iglesia.

Cuando los ejemplos corresponden a otra época, como Calderón de la Barca, Vivaldi o el propio Hilarión Eslava, no hay problema. Cuando los ejemplos son contemporáneos no lo ven con los mismos ojos. No sé, quizás en el fondo late el inconsciente de las inseguridades.

Xiskya Valladares, Daniel Pajuelo, Damián Mª Montes, Isabel Guerra son simplemente ejemplos extraordinarios de distintos ámbitos que muestran la Iglesia de una manera diferente. Atraen, comunican, acercan la Palabra. No actualizan la Palabra, la cuentan con un lenguaje inteligible para muchísimos que no lo entenderían de otra manera. Con la comunicación, la música o la pintura.

No adaptan el mensaje, no tergiversan la Palabra. Utilizan sus dones. Me parece extraordinario y generosísimo. En el fondo me recuerdan a los esfuerzos de otro cura, Alfonso, por utilizar en sus homilías un lenguaje que el pueblo pudiera entender, llano, directo y al grano; un lenguaje que hizo que sus obras literarias se expandieran con una rapidez inusitada, alejado de los circunloquios y barroquismo de su época. Hoy en día ese cura, Alfonso, es doctor de la Iglesia y patrono de moralistas y confesores.

Aplaudo a aquellos que se exponen, que atraen y acercan. No todos conocen, no todos entienden y no todos están preparados para lo de siempre. Es la realidad de nuestro mundo, complejo y con múltiples realidades.

No comprendo que haya nadie en la Iglesia que pueda estar en contra de propagar la Palabra. Y de su propia exposición, del propio regalo de sus dones, van surgiendo vocaciones. Eso es un hecho real. Así que ¡GRACIAS!

lunes, 22 de agosto de 2016

Primera Comunión


Cuando la sonrisa se te escapa del cuerpo y los ojos iluminan cuanto miran, todo va bien. Así se muestra habitualmente mi hija Paula, y así brilló de manera especial el 13 de agosto. Era la festividad de la Virgen del Campo, patrona de Cabezón de la Sal, el pueblo de sus mayores. Y era el día de su Primera Comunión. Feliz. Estaba feliz y plenamente consciente de lo que habría de hacer, de lo que iba a ocurrir.

Cuando celebras las cosas rodeado de la gente que te quiere, en familia, la alegría se expande porque es compartida. Cuando el sacerdote también te quiere pues, en fin, pasa lo que pasa, que la ceremonia descubre el Misterio en una reunión familiar, y eso es lo que consiguió Jorge charlando con Paula. Le conoció cuando apenas tenía dos años y este verano cruzó una vez más la Península. Una ceremonia sencilla, profunda, normal y divertida. Cargada de Amor. Y también de símbolos...

Los símbolos me parecen importantes. Siempre lo son. Tuvo la suerte de poder comulgar por primera vez en una capilla ligada a su familia desde tiempo inmemorial, de hacerlo llevando el mismo traje con el que comulgó en el mismo lugar su abuela materna que la acompañaba desde el cielo. Frente a ella, sobre el Altar, coloqué la Cruz Redentorista y un Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Los recordatorios eran de la Perpe y un dibujo de Antonio Puerto con el corazón ya marca de la casa de Damián. Insisto en que los símbolos son importantes, entre otros motivos, porque contribuyen a hacer presentes a los ausentes. Todo pensado; de la espontaneidad arrolladora se encargaron Jorge y Paula. Y de la música Manuela, Dori y Almudena; Ps en Cabezón… Impagables. Una guitarra y sus voces hechas oración. Sin más y sin necesitar más; como cada domingo en Ps.

Son importantes, pero son eso, símbolos. Lo central, lo fundamental, es el milagro que con las manos del sacerdote ocurre en cada Eucaristía: Cristo se nos da de nuevo, y para mi hija pequeña fue la primera vez. Una de las pocas veces que comulgará con pan, porque no tolera ni la mínima cantidad de gluten que contienen las formas mal llamadas “sin gluten”. Lo hará –lo hace- habitualmente con vino, en el “mini cáliz” que le regaló mi madre. Siempre en gerundio, sorteando obstáculos...

Todo sencillo, natural y lo más normal del mundo. Viendo ahora las fotos, viendo su cara… sólo puedo pedir que nunca pierda esa sonrisa, esa ilusión, esa espontaneidad que la acompañan a cada paso. Dios nos encargó a su madre y a mí que fuéramos los custodios de Paula. Y ahí vamos, haciéndolo lo mejor que podemos. Padres en gerundio de dos hijas estupendas y otros dos que nos cuidan desde Arriba.

Hoy, un sacerdote del Arzobispado Castrense, el P José María @paterjm, me ha etiquetado en Twitter en una foto preciosa acompañada de la siguiente frase: “El largo camino de la enseñanza se abrevia mediante el ejemplo”. Cierto, pero me ha hecho recapacitar en mis debilidades como padre. Me quiero consolar pensando que cada vez que ves caer a alguien, si a continuación lo ves levantarse al menos puedes obtener el ejemplo de la perseverancia.

El 13 de agosto fue un día feliz, compartido. Un día por el que dar incesantemente gracias a Dios. Unos padres agradecidos, en gerundio y acompañados: scalando en Familia.