Scala News

sábado, 30 de septiembre de 2017

Una oración por España

Como siempre estas palabras no responden más que a una opinión exclusivamente personal, a un impulso de mi conciencia. Hoy quiero pedir por España, realidad plurisecular y dejada al albur de la inercia buenista durante demasiadas décadas. Sí, pedir por mi país.

La indigencia moral, la perversión moral ha llevado a que el uso de la Enseña constitucional sea visto como un acto de agresión fascista. La perversión moral ha llevado a que una parte, minoritaria pero significativa, pretenda que el agredido se vea como atacante y opresor en un estado de Derecho donde no debe primar más que el cumplimiento de la ley; nada más.

Mi pasado familiar está jalonado de apellidos catalanes, de individuos que siempre han permanecido al servicio de la Corona y, por lo tanto, de España: Coll, Amill, Mitjavilla, Besó… podría no tener fin y remontarme a muchos siglos atrás. Sí, pertenecientes a la nobleza catalana, como los tengo cántabros, gallegos, castellanos, vascongados, aragoneses, valencianos y andaluces, muchos de ellos con incursiones generacionales desde el siglo XVI en el Virreinato de la Plata y en Puerto Rico; militares, religiosos, médicos de Cámara de S.M., conformadores junto al resto de los compatriotas de su época de una realidad histórica incontestable. Con sus luces y sus sombras; ni soy culpable de sus errores ni beneficiario de sus éxitos. La formación y desarrollo de la Nación se ha ido llevando a cabo por el esfuerzo, el trabajo y sí, también la sangre, del conjunto de sus integrantes a lo largo de los tiempos, y su evolución ha ido derribando injusticias y aumentando -siempre de manera insuficiente- los niveles generales de desarrollo e igualdad.

La necedad, la inmoralidad absoluta han venido por la manipulación de la Historia a través de la educación. Eso que ahora llamamos diálogo como paradigma de alcanzar la justicia absoluta no ha sido si no la cesión al chantaje para alcanzar réditos políticos o económicos inmediatos. El diálogo se ha de circunscribir al cumplimiento de la ley como punto de partida, porque guste o no, en eso se basa el Estado de Derecho. Reddite ergo quae sunt Caesaris, Caesari et quae sunt Dei Deo; sin más vueltas.

Hoy en día son muchos los españoles señalados, arrinconados y marginados en algunas partes de España por el mero hecho de serlo, y lo son por inocentes que han sido programados, manipulados y reorientados hacia objetivos que, en realidad, les son ajenos.  Apuntados en listas para identificarlos ante una eventual represión. Conforman una periferia sociológica digna de ser socorrida, como cualquier otra. Pido por ellos como lo hago tantas veces por quienes se sitúan en cualquier periferia existencial. Esos inocentes agresores han sido educados en la creencia de una suerte de reino de Narnia existente sólo en el imaginario de quien lo ideó. No es su culpa. Es culpa de quien lo gestó, de todos y cada uno de los gobiernos que lo permitieron y de todos los que en alguna ocasión votamos -aunque fuera de buena fe- a cualquiera de esos gobernantes. El mal menor ha resultado ser un mal de dimensiones difíciles de calcular.

En la Alemania nazi no solamente calló el pueblo, participaron también intelectuales y miembros de la cultura con un convencimiento enfermizo. Fueron ellos quienes arrastraron y reeducaron al pueblo hacia la aniquilación y el horror absolutos.

Mi conciencia me impide callar como lo hicieron otros en otras épocas. Me niego a que me insinúen que el uso de la bandera constitucional es un acto represivo y a asumir que me propongan la idiocia buenista de una bandera blanca es operativa en nuestra España de hoy.

Cuando hay atentados siempre pido por las víctimas y por los asesinos, como pido por los niños abortados, y a la vez y con la misma sinceridad de corazón, por sus madres y el personal sanitario que participa en esos horrores.


Hoy pido por los españoles marginados, por los inocentes que los marginan. Pido una oración por España. Y como toda oración ha de salir del corazón y sin contaminar con partidismos ni ideologías. Pido a los Beatos mártires Redentoristas de Cuenca, a Santiago apóstol y a la Virgen del Pilar que intercedan por nuestra Nación. Mi oración va acompañada por el agradecimiento a todos aquellos que se la juegan por defender los derechos de todos, por quienes también pido. Scalando en Familia, pido que el Perpetuo Socorro de María nos alcance a todos. Que Dios nos ampare.

domingo, 24 de septiembre de 2017

José Ignacio Márquez

El transcurrir del tiempo parece acelerarse a medida que uno se va haciendo mayor, y a medida que el tiempo se acumula en las espaldas uno se va reconociendo en sus mayores.

En ese transcurso el Señor coloca a nuestro lado todo tipo de personas, oportunidades para que nosotros seamos presencia de Dios para ellos, y ellos para nosotros. En ocasiones no nos damos cuenta de ello si no lo miramos retrospectivamente y con la perspectiva única que a los cristianos nos da la fe.

Una de esas luciérnagas se apagó el día 18. José Ignacio Márquez Cano irradiaba esa Luz a través de su sonrisa, alegría y optimismo permanentes. Si la alegría del Evangelio ha de reflejarse con nitidez en nuestras vidas, su sonrisa se convertía en esa expresión máxima. Con él se va parte de una época en la que el señorío brillaba y hoy, en este mundo convulso que nos toca vivir, sorprendería.

Acompañar en el dolor a quienes queremos, hacernos presentes, es, no una obligación, un acto que nos sale de manera natural fruto precisamente del cariño. Sin embargo, la Primera Lectura de hoy nos dice: “Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos”. Eso es lo que me ocurre a mí. Cuando falleció me tocó toda la semana de trabajo fuera de Madrid y en su funeral me pasará lo mismo. Me queda la cercanía de la oración por él y por su familia; oración constante. Su hija Flavia es una de mis más antiguas amigas, es alguien que pertenece a mi historia de una manera tan potente que sin ella yo hoy sería diferente. Ésta pasada semana, en Valencia, se han ido agolpando los recuerdos en Pedreña, en la calle Princesa o en La Magdalena… desde Lolita Quintana a Marieta, Pirracas o Tote. Amistad plurigeneracional cuajada de anécdotas: la vida. No sé por qué me vino el recuerdo de José Ignacio llevándonos a un concierto a Flavia, Lolita Serra y a mí y un atascazo tremendo en el Paseo de Pereda hace como 35 años…Tempus fugit. Ojalá les llegue a todos el abrazo de mi oración.

Sean cuales sean los recuerdos, lo que aparece de manera limpia e imperturbable es su sonrisa. La misma con la que ha llegado a la Casa del Padre. José Ignacio, ya has visto cara a cara a tu Redentor; que goces de la contemplación de Dios por los siglos de los siglos.

En su tuit de hoy el Papa Francisco nos dice: "¡La alegría se multiplica compartiéndola!". En eso, José, era todo un experto.

La inmensa mayoría de quienes leéis este blog no le conocisteis, pero hoy os pido una oración por él y por su familia. José Ignacio, descansa en Paz.

martes, 22 de agosto de 2017

¿Racista?

Alguien ha publicado por Facebook un texto en el que se declara racista por una serie de motivos que nada tienen que ver con el racismo. Es más, el texto en sí mismo, en el fondo, va en contra del propio racismo.

En el postulado de sus motivaciones hay muchas que se pueden compartir, y se comparten por el común de los mortales. Aunque sea un grito desesperado o irónico, es una aseveración desafortunada que me niego a compartir, a pesar de que haya quien me ha instado a ello. Me niego a publicar, ni en broma, que soy racista. Por el simple hecho de que no lo soy. Va en contra de mis creencias más firmes, de mi religión y de la propia historia de nuestro país, formado por invasiones de múltiples orígenes. Me siento orgulloso de dónde vengo, aunque en las cartas de hidalguía conservadas en casa de mi madre se pueda leer alguna frase estandarizada que hoy causaría escándalo. Es parte de la historia y de lo que ha ido conformando una nación y la defensa de la fe, que en el caso de España han ido unidas hasta hace apenas unos granos de arena…

Ni quiero ahora hacer historia, ni hacer política o partidismo aquí; entre otras cosas porque no pertenezco a ningún partido.

Soy de Santander, Cantabria, donde se enarbola con orgullo a Coroccota como héroe de la resistencia frente a la Roma de Augusto. En fin, un hecho histórico cierto pero ¿qué habría sido de nosotros sin Roma? Fenicios, suevos, vándalos, alanos… ¿Cómo seríamos sin el mestizaje, único en la historia, con los pueblos indígenas de América? ¿Y si Recaredo no se hubiera decantado por el catolicismo en el 586 frente a los arrianos? Somos un producto de la Historia. De haber sido otra a saber qué habría sido de nosotros. Sólo tengo algo claro: hoy no habría un Papa argentino hablando español en el Vaticano.

Todas las invasiones siempre han sido inicialmente combatidas; todas. Hoy pueden ser ideológicas y, el racismo es una de ellas. Unas vencieron por la fuerza de las armas y otras, además, por la razón de una civilización superior y culta. No todas vencieron, aunque sí dejaran influjo y mestizaje. Como ejemplo, éste verano he tenido la suerte de poder ganar el jubileo lebaniego. En Santo Toribio de Liébana se conserva el que, según la tradición, es el trozo más grande de la Cruz de Cristo. Fue llevado en el s. VIII al abrigo de esas montañas, lugar de seguro refugio frente a la invasión musulmana, como didácticamente nos explicó el franciscano durante la celebración, obviamente sin escándalo alguno por parte de nadie.

¿Racista? Categóricamente NO. Vivimos en una época de cambios rápidos. Es la que me ha tocado, aquella en la que el Señor quiso colocarme, no como espectador si no como partícipe y transformador del mundo, de mi mundo. Habrá cambios que yo no veré, pero previsiblemente sí lo harán mis hijas. A mí, junto a mi mujer, me corresponde educarlas y formarlas no para que se “preparen” para esos cambios, no para que “aprendan” a vivir en el mundo que les ha tocado, para nada. Nos toca educarlas para que sean partícipes, coformadoras y motor de ese mismo mundo. Conociéndose a sí mismas, de dónde vienen, cuál es su historia. Y por la Historia de su país, gracias a Dios, se ha llevado la Palabra a un mundo nuevo en su momento, y se ha contribuido a que la Buena Noticia pueda llegar a todos los rincones del orbe. Sin ese paso previo, la experiencia personal con Cristo… ¿le habría llegado a alguien? Nosotros, mi pequeña familia, tratamos de seguir contribuyendo a ello, y hacerlo en Familia y bajo un signo concreto: Redención.


¿Racista? No lo soy ni entiendo que nadie pueda serlo. Hoy, festividad de Santa María Virgen, Reina, pido para todos su Perpetuo Socorro.

domingo, 30 de julio de 2017

Joaquín García-Romanillos CSsR

Ayer vivimos en PS una Vigilia de Oración por Joaquín García-Romanillos Henríquez de Luna, previa a la Profesión que hoy realizará en la Congregación del Santísimo Redentor. Si, la #Familia crece. El Señor sigue llamando, mimando a la Congregación.

Las fechas no son las mejores. Madrid ya está medio vacío, con lo que éramos un puñado de personas quienes pedíamos por él, aunque muchas más lo hacían en la distancia. Sin embargo, lo recogido y familiar han sido exponentes perfectos de cómo es Joaquín: discreto, tremendamente discreto, como queriendo permanecer en un segundo plano y que quien resplandezca sea Otro.

Yo me senté como a mitad de la capilla, pero quien dirigía la oración me pidió que lo hiciera junto a él, en el primer banco. Así que ahí fui, junto a Lalo, otro religioso redentorista. La suya y la de Joaquín son dos vocaciones que de una u otra forma he podido ir viendo nacer, crecer y fortalecerse y eso es un regalo que no alcanzo a entender por qué se me ha concedido; sólo me cabe acogerlo con agradecimiento y naturalidad.

La de Joaquín no es una vocación joven, aunque no sea mayor; está en una edad estupenda. Políglota, extraordinariamente formado, profesional de éxito en el mundo de las finanzas… pero fue llamado, elegido y esta tarde dirá “SÍ” como hijo de San Alfonso.

A los pies del Altar habían preparado un cesto con algunos papeles; en ellos estaban escritas varias de las Constituciones. El “azar” quiso que cogiera la número 20. Volví al banco mirando el papel y sólo acerté a leer antes de sentarme: “Constitución 20”. Se me puso la carne de gallina, porque es una descripción de Joaquín, una descripción literal de Joaquín: “Los redentoristas son apóstoles de fe robusta, de esperanza alegre, de ardiente caridad y celo encendido. No presumen de sí y practican la oración constante. Como hombres apostólicos e hijos genuinos de san Alfonso, siguen gozosamente a Cristo Salvador, participan de su misterio y lo anuncian con la sencillez evangélica de su vida y de su palabra, y por la abnegación de sí mismos se mantienen disponibles para todo lo arduo a fin de llevar a todos la redención copiosa de Cristo.

Él es para mi familia alguien especial, mis hijas hablan de él como “el tío Joaquín” aunque no nos une ningún lazo de sangre. Es vecino nuestro. Vive en el piso de arriba; su habitación está justo sobre la de mis hijas. Me impresiona, y así lo dije, que Dios estuviera llamando directamente al 6ºB. A la salida alguien me dijo que me había equivocado, que no había sido preciso; que el Señor también había llamado al 5ºB porque todos los que estábamos en ese primer banco éramos misioneros redentoristas, aunque de ellos yo fuera el único laico. Según me lo estaba diciendo me vinieron a la cabeza algunas partes del Decreto Apostolicam Actuositatem de Pablo VI. Dos vocaciones en una misma #Familia. Dos estados de vida que requieren de radicalidades y presencias diferentes para expandir un Carisma común. Algo que en ocasiones no comprenden ni propios ni extraños.

Esta #Familia crece. A mí no me importa el número ni el ritmo tanto como la idoneidad, y lo hace con los mejores, con los más desapegados de sí mismos.

Apóstol de fe robusta, esperanza alegre, de ardiente caridad y celo encendido. “Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres -así tendrás un tesoro en el cielo- y luego vente conmigo”. Hoy, en el Santuario del Perpetuo Socorro de Madrid, en la Eucaristía de las 21h Joaquín irá con Él para el anuncio constante de la Redención abundante. Una alegría para la Congregación y para la Iglesia. ¡Gracias, Joaquín! Os pido que recéis por él. Con la Paz.


Copiosa Apud Eum Redmeptio

martes, 25 de julio de 2017

Peregrino

Hoy, día del Apóstol Santiago, Patrón de España, pienso en todos los peregrinos que caminan hacia una misma meta. Todos somos peregrinos de nuestra propia existencia y, a veces, nos perdemos en nosotros mismos. Nos fijamos poco en nuestros compañeros de camino.

Los tenemos bien cerca, a nuestro lado. El primero lo vemos cada mañana frente al espejo. ¿Lo cuidamos para que no pierda el sendero? A veces pienso que no, a veces siento que no, a veces sé que no. Cuando recuerdo mis dos etapas sirviendo en Casa San Alfonso, la Casa de Acogida al peregrino que los Redentoristas tenemos en Astorga, redescubro las conversaciones con tantos caminantes y medito sobre la oración que al caer la tarde se ofrece o los mensajes que dejan en el libro de firmas, me doy cuenta de lo inmenso que es el Amor de Dios y que, para darse, hay que reforzarse con la oración.

Lámpara es tu palabra Señor para mis pasos, luz en mi sendero”. Para ser un buen compañero de Camino hay que poder reflejar esa luz en el otro, para el otro. Darse es vaciarse, y para vaciarse hay que estar primero llenos de su Palabra, asentarla con la oración. Unos con otros nos vamos sosteniendo. No podemos solos; siempre con Él y en comunidad.

Esta mañana ha comenzado en el Monasterio de El Espino el encuentro San Alfonso que cada año tiene lugar allí; se congrega la #Familia Redentorista, religiosos y laicos. En esta edición el centro es el carisma Redentorista. Siento no estar; duele no estar. Pero soy partícipe. Con la oración compartida y con las crónicas que me van enviando. La Comunidad en la distancia, la #Familia que medita unida, que ora unida, que se da en bloque. Sostiene. Somos peregrinos, cada uno de nosotros.

Como duele no estar con mi mujer y mis hijas, esas pequeñas peregrinas a quienes enseñamos a caminar y que van intuyendo, poco a poco, por dónde dar sus pasos.

Recuerdo a tantos que me he cruzado, que Dios ha puesto en mi vida. Pero le doy la vuelta y me pregunto si, habiéndome asimismo puesto Él en sus vidas, aunque sea por un instante ¿He estado a la altura? ¿Estoy a la altura?


Eso de que no pesan los años sino los kilos es una falacia (aunque a mí me vayan pesando ya ambos). Pesar, lo que de verdad pesa son los fallos. Hoy Clavijo está en mi interior. Sin embargo, regodearse en ello sería un pecado. Simplemente uno se levanta, se sacude el polvo y continúa con la confianza de hacer un buen Camino; caminando. Siempre en gerundio y en #Familia. Cogido de la mano de Santiago y, siempre, de Alfonso; permanentemente bajo Su mirada. Aunque sea en la distancia.

martes, 11 de julio de 2017

Aquí sí hay quien viva

La vida transcurre en comunidades como pequeñas colmenas. A veces uno no es consciente de ello, pero estamos todos interrelacionados. Las comunidades de vecinos son un ejemplo como otro cualquiera. Puede haber líos, desacuerdos, indiferencia o un simple saludo, a veces protocolario, en el ascensor. O pueden existir relaciones más o menos intensas. Es la vida misma. Cada uno decide cómo insertarse en ella; cada uno decide sus pasos. Sembrar o pasar de perfil.

De la mía tenemos grandes amigos. Los Robino son hoy en día unos extraordinarios amigos aunque ya no vivan puerta con puerta con nosotros. Una familia de inmigrantes americanos que forman parte de nuestra vida. 

Mi mujer nació en el edificio donde vivimos, y las cuitas de los vecinos forman parte de su intrahistoria.

En el piso de arriba, por ejemplo, Dios estaba llamando de forma clara. Uno se asombra de estas cosas. Joaquín (el tío Joaquín, como le llaman mis hijas), hará su profesión temporal en la Congregación del Santísimo Redentor el próximo domingo 30 de julio, en la parroquia Santuario del Perpetuo Socorro. Llamado y elegido. Ya me voy acostumbrando a admirar el nacimiento, florecimiento y afianzamiento de vocaciones en la Congregación - ¿a que soy un privilegiado?- pero se me sigue poniendo la carne de gallina sólo de pensarlo. De vecino a amigo y a hermano; si, hermano, aunque haya gente que no entienda que un laico esté agregado a una Congregación, y yo lo estoy como Misionero Laico del Santísimo Redentor.

Marta, otra vecina y gran amiga, testigo de la vida de mi mujer y ángel en los momentos duros del final de su madre cuando era niña. Una mujer fuerte, luchadora, optimista y entregada que ha educado a dos hijos magníficos.

Una comunidad de vecinos es la vida en gerundio, con sus momentos. Algunos son intensos, otros intensos y dolorosos. Ante el dolor ajeno te puedes mostrar como un simple espectador, lo cual indica altas dosis de frialdad, o implicarte y tratar de acompañar, cuando ese dolor no es ajeno porque se hace propio. Recientemente todos nos hemos podido enterar por los medios de comunicación de la tragedia de una familia; en el Valle del Jerte fallecían un matrimonio y sus dos hijas mayores haciendo barranquismo. Escuchas la noticia y te impresiona. Horas después te enteras de que esa familia eran Macarena, José y sus dos hijas de 11 y 9 años, apenas unos meses menores que las mías. Macarena ha sido vecina nuestra. Su madre, Mari Sol, vive un par de pisos más abajo. Aquí vivió Macarena hasta que se casó y con ellos nos encontrábamos cada vez que venían a casa de su madre, aunque simplemente fueran unas frases, intercambio de admiraciones mutuas por cómo iban creciendo nuestros hijos… Ya no están aquí. Ya han llegado. Nacemos para llegar al cielo y ellos nos han precedido. La fe no aminora ni un ápice el dolor, la fe no rellena el vacío, la fe no seca las lágrimas. No puedo dejar de pensar en Sol, acordarme de ella, rezar por ella. La fe ni rellena huecos, ni es un parche. La fe nos da otra perspectiva, ilumina con otra dimensión: la Esperanza. La oración nos ayuda a mantenerla; con la oración acompañamos a otros en sus duelos. A veces, ni sale, otras es lo único que nos brota junto a las lágrimas. Cuando ni siquiera somos capaces de rezar, cada una de esas lágrimas puede ser una oración que nace desde lo más profundo; cuando la desesperanza nos ahoga, esas lágrimas pueden convertirse en pequeñas luces que poco a poco reflejen una Luz mayor que ilumine de nuevo la Esperanza. No puedo ni imaginar la intensidad del dolor, pero lo que si que puedo hacer es rezar, acompañar con mi oración y pedir a los cuatro nuevos miembros de la Iglesia del cielo que acompañen y alienten desde Arriba. Oración, cariño y manos se convierten en sinónimo. Es todo lo que puedo hacer. Es lo que os pido hoy: oración por ellos, por los que se han ido y por los que quedan aquí.


Esta es parte de mi comunidad de vecinos y ¿sabéis qué os digo? Aquí sí hay quien viva. Y doy gracias a Dios por ello.

martes, 20 de junio de 2017

A los pies de María



Nombres a los pies del Perpetuo Socorro de María. No hay sólo nombres; no son sólo nombres. Algunos laten por aquí, otros ya han llegado. #Intenciones Todos necesitamos su #PerpetuoSocorro #Novena

#AnaDeLaFuente #AnaGarcíaDeLafuente #JoséAmian #BelénJordanaDePozas #IgnacioEcheverría #PS #Marcos #Vasco #PilarRubio #JavierRuizDeLeón #CianoLlorente #BárbaThomas #RamónGómezRuiz #NicoleBarber #Lauri #Albania #VíctorBatista #PiliMorales #Coincidir #ABCustom #ColegioAlegra #Funderetica #Pobres #Pedro #Tristes #Sólos #Tilde #Nacho #Abusados #CristianosPerseguidos #Ancianos #Perdón #Teresa #Abandonados #Matrimonio #Huérfanos #España #GasparJuan #TíaMeme #Venezuela #Paciencia #Juan #iMisión #Jerusalén #CasaSanAlfonso #África #Londres #Portugal #París #Manchester #PaulMurphy #Bruselas #Sobrinos #Amor #Mediterráneo #Damián #Bea #Novios #Refugiados #Ahogados #AsociaciónParaLaSolidaridad #Incomprendidos #Rui #María #UniónDeLasIglesias #Ana #Estudiantes #Adolescentes #Padres #Toya #Paula #Santidad #Redentoristas #Familia #Hermanos #CharlyParamés #Abortados #Templanza #Fernando #Astorga #Joaquín #Novicio #Parados #Asesinos #MariCarmen #Corruptos #Defraudadores #PapaFrancisco #Jorge #Pedro #FrancescoPovero #Víctor #Trabajo #Amigos #Oración #Fe #Locos #Esperanza #Redención #MartaCarcelén #ScalandoEnFamilia



#TODOS #TODO

miércoles, 7 de junio de 2017

Ignacio, nuestro héroe ¡GRACIAS!

Ignacio Echeverría Miralles de Imperial. Un héroe, simple y llanamente un héroe español en Londres. Un héroe de los de verdad. Sus valores le dieron el valor de enfrentarse y COMBATIR al enemigo, a los terroristas. Podía haber continuado pedaleando en su bicicleta, pasar de largo. Fue el buen samaritano; fue Simón Pedro cortando la oreja de Malco; fue como Cristo látigo en mano salvaguardando el Templo, patinete en mano salvaguardando el templo que somos cada uno de nosotros, el templo que era aquella mujer. Lo que hizo Ignacio fue entregar su Vida por la Justicia.

No se bajó de la bicicleta para acercarse a los terroristas y decirles muy educado que, por favor, tuvieran la amabilidad de no continuar agrediendo y, de ser posible, dejaran de asesinar. NO. Sus valores le llevaron a tener el valor de COMBATIR, insisto, COMBATIR con las armas que tenía, su VALOR y un patinete. Porque con los terroristas no se dialoga; a los terroristas no se les abre la puerta de casa. A los terroristas se les combate y, solamente con el combate se les vence. Que cada uno aderece combatir y armas como le apetezca: ley, amor, jurisprudencia, derecho, justicia, oración, votos… lo que se quiera, pero con lo que ni se combate ni se vence es con canciones de los Beatles.

Últimamente leo a gente de bien por las redes criticar que la gente tenga miedo. Vamos a ver pero ¿cómo no va a tener miedo la gente? Hace nada habían emitido un documental en una cadena de televisión inglesa llamado algo así como “Un terrorista vive al lado” y, curiosamente uno de los asesinos aparecía en ese documental. Sería de auténticos cretinos no tener miedo que, por otra parte, es un signo de inteligencia. Otra cosa es a qué nos lleve el miedo, como reaccionemos ante el miedo, como encaremos el miedo. Ojalá todos los que sienten miedo reaccionaran como Ignacio Echeverría que defendió no solamente a una mujer, en realidad defendió la civilización occidental. Sigamos yendo de estupendos y neguemos esa realidad; negarla no la hace menos real.

Cada vez que leo las críticas melifluas y buenistas hacia quienes tienen miedo recuerdo las últimas palabras de don Pedro Muñoz Seca (el dramaturgo español cuya causa de beatificación junto a la de otros 43 mártires de Paracuellos del Jarama ya está abierta) antes de ser fusilado: “Me lo podéis quitar todo menos el miedo que os tengo.” Porque insisto, el miedo es un signo de inteligencia; no tenerlo no sé de qué será.


Yo hoy rezo por un héroe español que ha defendido mi civilización y valores frente a unos musulmanes radicales; y lo hizo en suelo británico. Os pido a la gente de bien que también recéis por él; por él y por sus padres que estarán rotos de dolor y henchidos de orgullo por haber educado y formado a un ser extraordinario: a un buen hombre. Rezo por él y le rezo a él, porque estoy convencido de que subió al cielo en su patinete y, con él bajo el brazo, ya ha visto cara a cara a su Redentor. GRACIAS, Ignacio. Continúa protegiéndonos desde el cielo.

jueves, 18 de mayo de 2017

Amigos

Amigos. Son siempre un regalo, a menudo un inesperado regalo venido de lo Alto. Los Amigos así, con mayúscula, son un apoyo, un sostén, compañeros que nos hacen crecer. Conforman nuestro propio ser, comparten parte de nuestro camino y marcan huellas profundas. Jamás son una casualidad. 

En la vida vamos caminando según nuestro libre albedrío. Sí,  pero mirando a la intrahistoria individual podemos reconocer en tantísimas ocasiones la mano del Señor que uno no pude más que rendirse a la evidencia, con humildad, de que simplemente se ha dejado hacer, y los planes de Dios son los que han marcado muchos de nuestros pasos. El sendero individual recorrido entre titubeos, con la firmeza que da el levantarse insistentemente tras cada caída.  Es esa trayectoria personal la que puede llevarnos a dilatar el trato que en otras épocas era cotidiano. Sin embargo, los amigos, esa presencia real de Dios en la vida de cada persona que son los buenos amigos, permanecen siempre con nosotros. Un intangible imborrable que es el cariño sincero y desprendido. 

Yo tengo el hábito de rezar por los míos,  en silencio. Puedo no coger el teléfono y, sin embargo,  llevarlos a la Eucaristía, por ejemplo, en su santo, en su cumpleaños. Recordar momentos de la infancia, una biblioteca, una aporía,  anécdotas, momentos entrañables que, más allá de sensiblerías,  reconozco que han contribuido a que yo sea quien y como soy. Saco hoy esto de la intimidad de mi conciencia porque ha habido recientemente algún hecho que me ha traído,  como una bofetada, la realidad inconsciente de cuánto quiero a los míos,  lo cerca que los siento y lo importantes que son aunque a penas nos veamos. Me alegro con y por ellos; sufro con y por ellos.

“El amigo fiel es remedio de vida, los que temen al Señor le encontrarán.” El Eclesiástico no falla. La amistad es una confluencia de voluntades para hacer realidad un regalo de Dios. El no deja nunca de hacerse presente en ellos. 

Hay que cuidar a los amigos; hay que cuidar de los amigos. Reir con ellos; llorar con ellos. Los hay de todas las edades, aparecen a todas las edades. Permanecen. Van a tramos del camino, junto a ellos hemos hecho camino. Hay pasos que hemos dado con ellos. Huellas. Son una suerte de familia elegida. Los amigos son manos, tiempo, Vida. Con ellos vamos scalando en Familia. ¿Rezamos por ellos? 

jueves, 11 de mayo de 2017

La Puerta del Cielo

Nada que decirte Charlie, nada que decirte. Cuando hemos hablado yo tenía ese nudo en la garganta que solamente desata el cariño. Como tú dices, ahora nos tratamos poco, pero el cariño es el de siempre.

Cuando nos conocimos yo opositaba y tu estudiabas la carrera. Corría el año 1994. Cinco años después nacería José, tu sobrino, que este año habría comenzado la suya. Esa sudadera del colegio Nuestra Señora del Recuerdo con el 99 a la espalda se ha hecho gozosamente famosa. Sí, gozosamente porque es la expresión sentida de una multitud de jóvenes homenajeando a dos compañeros que les han precedido.

Del dolor asoma a menudo la grandeza del ser humano, y lo hace con facilidad y espontáneamente cuando el dolor es el recuerdo y el vacío que deja alguien extraordinario. Dos jóvenes enamorados, dos jóvenes que suscitaban en vida los mismos elogios que podemos leer estos días en tantas cartas francas, cadenas de oración… expresiones todas sinceras.

Pero ¿por qué? No hay respuesta. No sabemos el día ni la hora; ninguno de nosotros. Lo que sí sabemos es que tanto José como Belén ya han visto cara a cara a su Redentor y gozan de la contemplación de Dios. A José y a Belén se les abrió la puerta del Cielo.

Yo hoy me acuerdo de ti, Carlos, y de Lolo y tu padre. Hoy mi oración no es por José o por Belén. Mi oración es para que José interceda por vosotros y Belén por su familia. La fe nos mantiene firmes en la sobreabundante Redención, firmes en la Esperanza. Pero la fe no elimina ni el dolor, ni el sufrimiento. La fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. La fe nos mantiene en una constante pregunta mucho más que en una respuesta definitiva. La respuesta es la que ya han encontrado ellos. Y lo han hecho juntos.

La fe es la entereza. La fe es lo que se nos ha podido mostrar por parte de compañeros y comunidad educativa. Jesuitas y esa sudadera del 99. Sí, esa sudadera al unísono es también expresión de fe.


Sólo me queda rezar. Sólo nos queda rezar. Para que nuestra oración os acompañe, para que nuestro cariño se haga presente. Y se reza no solamente para que Dios nos escuche, se reza también para escuchar a Dios. Que se haga presente en vosotros, porque sin palabras, sin fuerzas y sin ánimos, cada lágrima puede ser una oración y con ellas la oración brota en cadena.

domingo, 7 de mayo de 2017

#CongresoPS2017

Ayer finalizó el Congreso Europeo sobre el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Los responsables del encuentro y la organización fueron los padres Marek Kotynski, Seamus Enright y Jorge Ambel. La presencia de los padres Michael Brehl (Superior General), Jacek Zdrzałek (Coordinador de la Conferencia de Europa) y Pedro López (Consultor General de Europa) son para mi especialmente significativas, no por los cargos, sino porque se trata de personalidades explícitamente arrolladoras, aúnan.

Un evento de estas características ni se gesta sólo, ni se hace sólo, ni sale adelante sólo. Yo doy gracias a Dios por este Congreso, y saco mis propias conclusiones, como siempre personales:

·        Nuestra Madre del Perpetuo Socorro nos congrega a religiosos y laicos como lo que es: Madre. Como lo que somos: hermanos. #Familia

·       A pesar de los nueve idiomas diferentes, la Comunión es evidente, y la relación y sentimiento de #Familia, una realidad, un hecho entre los participantes de las distintas Unidades de la Conferencia de Europa. #Comunión que se ha hecho también patente en las Redes, ese gran espacio de evangelización en dónde hemos ido compartiendo impresiones, fe y amor al Icono en varios continentes.

·      La presencia de Dios en la tierra se personaliza tantas veces en nombres y rostros concretos que al Espíritu le ayudan manos, ideas y tiempo de personas específicas, entregadas, silenciosas, discretas.

·    Los éxitos de una Provincia vienen de la mano de un proyecto delimitado y nítido, claridad de ideas, voluntad inquebrantable, firmeza en las decisiones y persistencia en las comunicaciones. La fe robusta y la caridad son, obviamente, presupuestos en su propia génesis.

·        La vitalidad de una parroquia, esa que hace que sus fieles se entreguen en masa a proyectos importantes, abarrota el templo en cada celebración, esa que dona manos y tiempo sin hacer preguntas va indisolublemente unida a quien la dirige. Una parroquia no sabrá ser nunca una comunidad en salida si antes no sabe ser una comunidad de acogida. Nosotros en PS ya lo habíamos vivido antes, en la JMJ Madrid 2011 o en 2013 con motivo de las celebraciones de los 150 años de presencia Redentorista en España, por citar dos de los hechos significativos más recientes. Las cosas pequeñas, insignificantes, modestas y humildes son las que me hacen estar sanamente orgullosos de mi parroquia; esos mismos detalles, por hondos, son los que llevan a una feligresía a volcarse.

·        Los Redentoristas somos, no solamente de manera formal, una familia integrada por religiosos y laicos. Los laicos no constituimos una orden tercera como ocurre en otros institutos, congregaciones o movimientos. Los Redentoristas, religiosos y laicos, somos una misma #FAMILIA Una familia de la que yo, como Misionero Laico del Santísimo Redentor, me siento orgulloso y agradecido.

·     Vividos en familia, los días previos de preparación han sido de extraordinaria #Comunión, de manera personal para los laicos redentoristas de la Comunidad del Santuario del Perpetuo Socorro de Madrid, entre nosotros y con los organizadores del Congreso, en concreto con Jorge Ambel. Las cuatro pequeñas misioneras que estuvieron trabajando son el ejemplo vivo de la realidad de la Iglesia y de las pequeñas huellas de un camino imparable.

·       Ahora el Icono peregrino nos ha de empujar a salir con renovados ímpetus. Y sin miedo; a nada. El miedo paraliza, el miedo nace del interior de cada uno; por eso mismo, del miedo como pecado, escribiré otro día.


Mi familia y yo hemos participado en la Eucaristía de las familias de la Parroquia Redentorista de Santander, en el Alto de Miranda. Hoy que celebramos la Jornada Mundial por las Vocaciones, en la homilía, el P. Javier Recio ha pedido por las vocaciones santas al sacerdocio, a la Vida Consagrada y ha realizado una especial petición por las vocaciones santas de los laicos comprometidos. Eso es un religioso sin miedo. Una petición que podría haber cerrado a la perfección el #CongresoPS2017