martes, 28 de febrero de 2017

Crucificado en Las Palmas


¡¡¡Crucifícalo!!! Turba enardecida, enloquecida y enfervorizada ¡¡¡Crucifícalo!!! 2017 en Las Palmas, en el carnaval de Las Palma. Sin palabras. ¡¡¡Crucifícalo!!! ...y claro, una vez más, 2017 años después, lo crucificaron. Premio a la drag. ¿Por qué me pegáis?

Hemos llegado al éxtasis de la blasfemia, a la institucionalización de la blasfemia, al “buen tono” de la blasfemia. Ofender a los católicos, al Dios de todos, a Cristo, al Todo Misericordioso, a la Virgen, es de buen tono, de muy buen tono. Es progre, es moderno, es guay. Lo que no es, es algo casual. Esto está bien medido, estudiado y planificado. Todo es producto de una ideología cuidadosamente inoculada en la sociedad. Cuidadosamente en sus inicios, en la actualidad sin rubor alguno. Más bien al contrario, ha devenido en dictadura.

Y como toda ideología que se inocula progresivamente en la sociedad, no hay grupo o subgrupo de esa sociedad que se vea libre de caer en ella; en su totalidad, o alguno de sus miembros. También el clero. Está muy bien que ahora se pida perdón por horrores cometidos por miembros de la Iglesia; ok, justo y necesario. En algún momento del futuro alguien pedirá perdón por tanto silencio, por tanta barbaridad alentada incluso desde homilías, acompañamientos y confesionarios, por tanto buenrollismo progre que cuatro iluminados pretendieron vestir de evangélico; por callar, por no decir verdades incómodas, por amoldarse al medio en lugar de llevar al medio la revolución de Cristo. Muy guays y muy progres, que gota a gota, silencio a silencio, sonrisa a sonrisa, han conseguido lo que se ha vivido en Las Palmas. ¡Crucifícalo! 

No todo es incienso, el olor a azufre llega a todos los lugares...

Rezo por ellos porque son los primeros que tienen que convertirse. Rezo por quienes han sido y son confundidos en lugar de iluminados. Rezo por los drags protagonistas. Rezo por quienes contemplaron enfervorecidos el espectáculo ¡Crucifícalo!

Hoy estamos en camino de que afirmar que un niño tiene pene y una niña tiene vulva sea un delito. ¡Bravo! Y guardando silencio… cuando no aplaudiendo ¡Crucifícalo!

Si te llamas Drag Sethlas eres un héroe, o una heroína o yo qué se qué, pero si te llamas Philippe Ariño eres un ser despreciable. ¡Bravo! ¡Crucifícalo!

Ingeniería ideológica, ingeniería de odio, ingeniería que busca encender extremos. En mi encontrarán oración, no odio. Por ellos. Buena forma de iniciar la Cuaresma. ¿Por qué me pegáis?

Pues nada, que sigan adelante. Por decir claramente esto seguro que habrá quien me crucifique a mí, pero eso es lo que tiene scalar en Familia, así que… ¡Adelante!

martes, 21 de febrero de 2017

Vidrios rotos


En la bahía de Ussuri, en Rusia, se encuentra una singular playa, formada por vidrios de colores; podemos encontrar otra parecida en Laxe, en Galicia. Seguro que en otros lugares del mundo hay ejemplos similares. Durante décadas fueron utilizadas como escombreras de cristales rotos, almacenando el deshecho, la basura inservible.
El mar, la fuerza del mar a lo largo del tiempo fue suavizando las aristas de esos vidrios rotos abandonados, moldeando a su antojo el dióxido de silicio hasta redondear cada uno de ellos. El conjunto forma una imagen realmente hermosa, llena de color y de la luz que reflejan.

Viendo las fotografías que Anna Pozharskaya tomó para The Siberian Times, lo primero que se me ha venido a la cabeza es la insistencia del Papa Francisco sobre los descartados. Los abandonados, todos aquellos ignorados, vapuleados por la vida y por nuestra propia indiferencia; todos aquellos que ya carecen de la más mínima esperanza. Cada uno de ellos encierra en su interior la belleza de Dios, a cuya imagen y semejanza fueron creados. Cada uno de ellos tiene un nombre que está inscrito en la palma de Sus manos. Cada uno de ellos es (no fue, es) un proyecto del Padre. Azotados, abusados, marginados, no nacidos, refugiados sin refugio, parados, explotados, humillados, abandonados, ninguneados, ignorados, desesperanzados, presas de cualquiera de las nuevas formas de esclavitud y de las tradicionales… cada uno de ellos es un vidrio roto. Cada grito, cada golpe, cada bala, cada mirada esquiva, cada incomprensión, cada injusticia han ido puliendo sus aristas. Ellos son los vidrios rotos de Dios, creando la más hermosa de las playas; ellos son los favoritos del Señor y, Anna Pozharskaya ayuda a entenderlo, incluso sin ser esa su intención.

Reparando en ello me encuentro al azar con las lecturas de la fiesta de la Cátedra del apóstol San Pedro. Aunque no creo que sea una casualidad. Y como no creo que sea una casualidad aquí os las dejo, junto a la playa de Laxe, la bahía de Ussuri o a vuestra propia orilla..., para que reflexionéis. Yo así trato de hacerlo, siempre bajo la mirada del Padre.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (5,1-4):
 A los presbíteros en esa comunidad, yo, presbítero como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y partícipe de la gloria que va a manifestarse, os exhorto: Sed pastores del rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, gobernándolo no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por sórdida ganancia, sino con generosidad; no como déspotas sobre la heredad de Dios, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño. Y cuando aparezca el supremo Pastor, recibiréis la corona de gloria que no se marchita.

 Sal 22,1-3.4.5.6

R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara, mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre. R/.

Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia
me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.

  
Lectura del santo Evangelio según san Mateo (16,13-19): 

 En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»

Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»

Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»

Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»

Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»
Pues eso, que ahí vamos, scalando en Familia.

lunes, 20 de febrero de 2017

Lo que de verdad importa


El pasado sábado fuimos en familia a ver “Lo que de verdad importa”. La película, dirigida por Paco Arango, es totalmente benéfica. El 100% de lo recaudado irá, a través de la Fundación Aladina, a campamentos especiales para niños con enfermedades graves. Serious Fun Chilndren’s Network fue creada por Paul Newman. Sin duda tanto Paul Newman como Paco Arango, podrían no haber hecho nada, haberse dedicado legítimamente a llevar una apacible vida tranquila, con lujos, sin quebraderos de cabeza, sin preocupaciones. Sin embargo tanto uno como otro decidieron dedicarse también a lo que de verdad importa, a los demás, a dar vida. Como tantos otros anónimos que entregan esfuerzo, tiempo y capital a los más desfavorecidos. Sin demagogias.

Hay grandes anónimos, pero quizás sea tiempo de dejar el anonimato y, no por orgullo o soberbia, si no con la misma humildad que les llevó a estar ocultos, salir a la luz para animar a otros. Y así, luz a luz, iluminar como luciérnagas a los más débiles. Muchos de quienes lo hacen son denostados, porque siempre hay gente a quien nada le parece suficiente, pero incluso así se lo toman con la alegría de quien es perseguido por Su causa; y en silencio. Yo me pregunto qué hacen de verdad por los demás tantos minúsculos soberbios...

A mi mujer, a mis hijas, a mi madre y a mí la película nos entusiasmó. Una película sencilla, inspiradora, alentadora, exenta de almíbar; va directa a lo que de verdad importa… No dejéis de verla todos aquellos que tengáis la oportunidad, y no solamente porque estaréis contribuyendo a una buena causa, o porque pasaréis un rato agradable; saldréis inspirados y reforzados.

La película la vimos en CINESA Santander, y salimos de la sala atravesando el centro comercial (El corte inglés) hacia el parking. Ya iban cerrando los departamentos, pero quedaban abiertas cafeterías y aún había mucha gente, formando especial revuelo ya que se iba bordeando la hora del cierre. Me agobian un poco esas aglomeraciones, la verdad. Yo caminaba con mi madre y mis hijas iban delante con María. Un niño pequeño, de unos cuatro años, con un peluche en su mano derecha iba corriendo desorientado gritando “mamá, mamá…”. Solté el brazo de mi madre y fui a por él (hay que ver lo rápido que puede correr un niño pequeño), lo mismo hicieron mi mujer y mis hijas. Lo cogí en brazos. No estaba especialmente asustado, pero sí perdido y un tanto aturdido. Le pregunté su nombre, pero solamente decía “mamá, mamá…”. Con él en brazos fuimos a buscar a algún responsable del Centro Comercial, y finalmente se lo entregamos a una chica, aunque costó porque no quería irse con nadie; se aferraba a su primer rescatador. Fue la mejor opción. De vuelta hacia el parking nos íbamos fijando por sí veíamos a alguien buscando a un niño. Pero no fue así.

Perdido y hallado en el Centro Comercial; angustiosa Estación para unos padres. Seguro que ese pequeño estará con su familia. Por ello rezan desde entonces mis dos hijas; y por los niños enfermos de cáncer. Cada noche los encomendamos al Perpetuo Socorro de María.
 
Entre todos, en casa, en nuestra Comunidad, en el colegio, cada vez más con su propio criterio, mis hijas van aprendiendo lo que de verdad importa. Scalando en Familia.

viernes, 3 de febrero de 2017

De la Virginidad de María


Confieso que continúo perplejo por el revuelo que se ha montado tras las declaraciones de una dominica argentina en una entrevista televisiva. Me sorprende muchísimo la cantidad de gente que se ha mostrado sorprendida, eso sí, no sus declaraciones. Que esa individua opine como opina de la Virginidad de María a mí, personalmente, no me sorprende lo más mínimo dada su trayectoria. Nada de sorpresas. 

Tampoco me sorprende que un obispo, (éste sí que siempre me había parecido intachable), haya mediado en su perfil de Facebook a favor de la religiosa en cuestión con frases como: “… una Iglesia ocupada en virginidades mientras los niños se mueren de injusticia, es una Iglesia fuera de lugar, una Iglesia fuera de misión, una Iglesia prescindible. La humanidad ni la espera ni la necesita.” O “…2. Agredir a una religiosa por lo que dice en una entrevista, en la que, con respeto, expresa lo que significa para ella la virginidad de María, y hacerlo en nombre de la pureza de la fe cristiana, es propio de señores de la verdad, peor aún, es tic de dueños de la conciencia ajena, a los que hay que pedir permiso para decir lo que uno lleva en el corazón.  3. Algo me dice que en todo este asunto, hay un gran equívoco, y es el de confundir el dogma con sus interpretaciones culturales, con nuestras representaciones del mismo.” No me sorprende cuando se trata de vincular las conductas evangélicas con ciertos sesgos ideológicos y cuando uno trata de revestirse del único halo de bondad real sobre la faz de la tierra.

Tratar de vincular la defensa del dogma de la Virginidad de María a la dejación en la misión me resulta de una bajeza repulsiva, aún más viniendo de quien viene. Lo de “agredir” a la religiosa que con su libertad de expresión ha ofendido a millones de católicos, por utilizar libre y educadamente esa misma libertad de expresión, es de risa. O de llanto; porque la pretensión de enarbolar la bandera de la libertad de expresión cuando me interesa, y atacarla cuando no me es favorable, siempre viene del mismo espectro ideológico. Los totalitarismos ideológicos son así. Otra cosa es que la agresión sea real, o que existan amenazas, lo cual no es solamente deleznable, si no constitutivo de delito y jurídicamente perseguible.

No me gusta la demagogia, no me gusta la Iglesia ideologizada, no me gusta el populismo. ¡Cómo me va a gustar el populismo cuando el ejemplo más escandaloso que me viene a la cabeza es el de Poncio Pilato preguntando “a la gente” si soltaba a Barrabás o a Jesús…! Pues eso.

Otro misionero, en este caso Redentorista, que jamás sesga ideológicamente su misión, opinó también en Facebook recientemente: “Llamadme conservador o ingenuo, aunque yo simplemente le llamo ser creyente. Creo en la concepción virginal de María, creo en el poder de Dios, creo en la verdad de los evangelios y creo en la fe de la Iglesia.” Yo me quedo con ese tipo de misionero, aquel que enfangado en la misión simplemente se considera eso, CREYENTE. El resto estará revestido de una bondad infinita, pero es otra cosa, lleven o no hábito, sean laicos, consagrados o pertenezcan al Orden.

En fin, que la Iglesia es plural, pero el depósito de la fe es custodiado por la Iglesia; y yo creía, se ve que ingenuamente, que defendido en primer lugar por sus obispos. Y como la Iglesia es plural puestos a elegir dominicas yo me quedo con las Dominicas de Caleruega que, como ellas mismas dicen: “Condenamos y rechazamos las palabras y el pésimo ejemplo de sor Lucia Caram de las cuales, nosotras, monjas Dominicas de la casa de Domingo de Guzmán, somos las primeras perjudicadas.” Extraordinario el comunicado que han emitido a través de las redes sociales. No sé si a estas dominicas el arzobispo de Tánger también las considera parte de esa Iglesia prescindible a la que la humanidad ni la espera ni la necesita; él sabrá. A mí me da lo mismo, porque puestos a elegir obispos elijo la opinión de monseñor Munilla al respecto, quien, en uno de sus atinados tuits dijo: https://pbs.twimg.com/media/C3r8aVKWIAMZ22M.jpg:largehttps://pbs.twimg.com/media/C3r8aVKWIAMZ22M.jpg:largeLa experiencia enseña que cuando se silencia o se pone en duda la Virginidad de María, se termina negando la divinidad del Hijo de Dios."

Y todo lo anterior en lo que no es sino una opinión, como siempre, estrictamente personal.



Pues eso. Que hoy os dejo con el Credo de Nicea…:
Creo en un solo DIOS, PADRE todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, JESUCRISTO,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz.
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros los hombres
y por nuestra salvación, bajó del cielo;
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre.
Y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el ESPÍRITU SANTO,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo,
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo bautismo
para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro. Amén.