domingo, 26 de abril de 2015

Pastores CSsR

He estado leyendo la homilía del Papa hoy en la celebración durante la que ordenó a 19 nuevos presbíteros. La he leído varias veces y confieso que en sus palabras sobre lo que debe ser un buen sacerdote yo he reconocido a muchos. Casi he ido poniendo rostros a cada frase.

Uno puede sentirse, saberse oveja, por referencia a sí mismo, por referencia al resto de las ovejas y teniendo como referente a su pastor. He tenido, tengo la suerte, de tener unos pastores ejemplares.

Cuando he tuiteado la homilía de S.S., alguien elegido por Cristo de manera particular, que se va formando para ser pastor, ha dicho que “les pide que sean presbíteros que conozcan las llagas de sus ovejas”; su tuit me ha recordado que yo, además, sé que cuento con un pastor que conoce las mías, y mientras lo leía he dado gracias a Dios. A él se las he dado muchas veces por mucho que me empeñe en repetir que a un hermano no se le dan las gracias.

Un pastor conoce a sus ovejas por su nombre. Esta tarde, antes de la Eucaristía de 21h en PS, entré en la sacristía a recoger el papel con los avisos que tenía que leer. Allí estaba Carlos Galán CSsR, que será ordenado diácono el día uno de mayo por D Carlos Osoro y el P. Damián Mª Montes hablando con el M.R.P. Michael Brehl, el Superior General de los Redentoristas que había venido de Roma. Abrazo fraterno mientras me decía “que alegría verte, Enrique”. Conoce el nombre de sus ovejas, también de las de aquí. El P. Michael nos ha regalado una homilía de las que elevan el alma, inflaman los corazones y le hacen a uno salir levitando. Nos ha recordado que “estamos llamados a custodiarnos los unos a los otros con ternura, amor y fidelidad”, “formamos una Familia”. Durante la homilía, dos chicas jóvenes no asiduas a PS, admiradas y sorprendidas por sus palabras y su simpatía me preguntaron quién era el sacerdote… 


Michael nos pidió que rezáramos por él y por quien esté a nuestro lado. Yo hoy me acuesto pidiendo por nuevas y santas vocaciones. Por personas receptivas, dispuestas a discernir su vocación, discernir dentro de su vocación, que sepan perder los miedos y dejarse hacer por el Buen Pastor; por jóvenes que, siguiendo el carisma de San Alfonso y la alegría de su sucesor actual, no tengan miedo a mostrar la Buena Noticia con ternura, amor y fidelidad. Me acuesto pidiendo por ovejas que sean referencia para otras, que les abran los ojos y muestren el camino para custodiarse mutuamente; por ovejas cercanas a su pastor; por ovejas que sepan acompañar, alentar a los jóvenes, custodiar a los ancianos. Por rebaños que eliminen prejuicios, derriben barreras, entreguen sus dones, sean faros en el mundo. Por rebaños, comunidades que se sepan Familia. Con pastores CSsR. Qué ¿algún corderillo se anima?

Así es el mío y en el voy scalando en Familia.

domingo, 12 de abril de 2015

#iMisiónParty Madrid

El sábado 11 de abril tuvo lugar en seis ciudades españolas la anunciada #iMisiónParty. Yo aún ando con la sonrisa en la cara. Como muchos.

Cuando el día anterior me preguntaban en El Espejo de la COPE cómo había surgido todo esto contesté con la naturalidad y sencillez de quien sabe que dice la verdad: “como surgen las cosas de Dios, por un soplo del Espíritu”. Cierto y poético. Más bien, vendaval.

Cuando el P Daniel Pajuelo, sacerdote marianista y cofundador junto con la hermana Xiskya Valladares, religiosa de la Pureza de María, me propuso que llevara uno de los talleres pensé ¿yo? Compartir debilidades es una estupenda manera de que otros puedan compartir sus dones, así que rápidamente le dije que sí. Allí estuve en el marianista colegio Amorós del barrio madrileño de Carabanchel, compartiendo mis debilidades. En gerundio, hablando de la Red como lugar de testimonio. Disfruté, disfruté como un niño mientras, a la vez, imaginaba a San Alfonso tuiteando de 140 en 140 caracteres su Teología moral (agotador), o pensando cuál sería su reacción al comprobar cómo @preparadorar acerca cada jueves la Adoración a quienes no pueden salir de sus casas; sin duda habría dado una expresión nueva y única a sus Visitas al Santísimo. Disfruté compartiendo testimonio. Y la mirada de paz de Cristina que no tiene precio.

Y aprendí de cada una de las personas que estuvieron en la iParty. Me siento agradecido a Dios, a quienes tuvieron la inspiración inicial, a quien me invitó a esta aventura. Agradecido a quienes pusieron el trabajo callado, el trabajo tan a menudo poco reconocido, igualmente importante e igualmente ilusionante porque nada en el mundo sería posible sin los humildes. Como todo en el mundo mejora con personas con una sonrisa permanente como la de Julián. Creo que ayer, cada uno a su manera, esa sonrisa la teníamos todos.

Tan oración fue la del inicio de la mañana como compartir la comida. Ese momento fue también de comunión. Descubrir a José Beltrán toda una suerte. Charlar con María un afianzamiento. El impagable recibimiento de Rocío y Cristina. Todos. Sensación de #Comunidad, #Comunión. Hermandad extendida gracias a la tecnología compartiendo con el resto de sedes repartidas por España. En gerundio.


Y yo con mi corazón. Orgulloso. Feliz. Y todos preguntandome, todos alentando y apoyando a mi #hermanito el Padre Damián Mª Montes CSsR en su aventura en La Voz de Telecinco. Todos mandándole mensajes positivos. Y yo engordando…


Mi primer tuit en la #iMisiónParty fue con el final del Evangelio de ayer: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”. ¡Vamos!

En ello estamos. En gerundio.


¿Qué hubo ayer en el Colegio Amorós? Ni más ni menos que la Iglesia; la alegre, fresca, ilusionada, atractiva e imisionera Iglesia de Cristo.

domingo, 5 de abril de 2015

¡Feliz Pascua de Resurrección!

¡Que ha resucitado! Supongo yo que a estas alturas ya lo sabemos todos, pero ¿Lo sientes? ¿Le has dejado resucitar en ti? Pues venga, a mostrarlo a tooooooodo el mundo.

Porque no ha resucitado solamente por ti, o por mí, o por quienes ya lo sabían, le esperaban y le han dejado resucitar en su corazón. Ha nacido para todos, para quienes no le conocen, para los desesperados, para los tristes, los señalados, los etiquetados, los descartados, los excluidos, incluso para aquellos que matan a cristianos en nombre de otro dios.

Si lo sentimos, si realmente experimentamos la creencia de que Cristo ha resucitado no nos lo podemos guardar; contarlo, mostrarlo, es algo que nos surge de una manera natural.

La liturgia de la Vigilia Pascual es de una belleza sobrecogedora. El fuego. Las lecturas que nos van introduciendo poco a poco en la historia de la Salvación. Todo. Confieso que hoy, estando con mu mujer, mis hijas y mi madre, con la Comunidad Redentorista de Santander, he estado también un poco en PS, y en Astorga con mis hermanos laicos Redentoristas, y en Alcalá de Henares y allí donde se celebraba una Pascua Redentorista. Confieso que durante la renovación de las promesas del bautismo he estado especialmente junto a Antonio Moreno, hermano de iMisión que en la Catedral de Málaga y ante su obispo las renovaba solemnemente como “fase” final del Camino (Antonio, hermano, ese “final” es siempre el inicio del comienzo…). Confieso que he estado junto a un seminarista, algún postulante y varios novicios. Confieso que he tenido bien presente al Padre Damián para que con su #voz aproveche el momento, aproveche el tirón mediático, para llegar a aquellos a quienes no llegan otros. Confieso que, un poco, me he ido a Albania.


Esta noche, en la Parroquia Redentorista de La Inmaculada, en el Alto de Miranda de Santander, me he sentido Iglesia como nunca. Caminando hacia la iParty junto a todos los iMisioneros. Deseando regresar a PS. Esta noche he salido con unas ganas inmensas de contarle a todo el mundo que el Redentor ha resucitado. 

Esta noche todos, toda la Familia, hemos salido con renovadas fuerzas de seguir scalando en Familia. Dando Vida.


Scalando en Familia. ¿Os animáis a hacerlo conmigo? 

jueves, 2 de abril de 2015

Rezad por un sacerdote

Nos regaló su cuerpo y su sangre, nos regaló la Eucaristía. Y nos regaló el sacerdocio, nos regaló a los sacerdotes; sin sus manos no habría hoy Eucaristía.

Cristo nos regaló a los sacerdotes y ellos se regalan a todos. ¿Cuántas veces somos ingratos? ¿Cuántas veces nos mostramos distantes? ¿Cuántas veces les preguntamos? ¿Cuántas veces nos interesamos? ¿Cuántas veces tomamos simplemente un café?¿Cuántas veces estamos a su lado? ¿Cuántas veces ofrecemos en lugar de exigir?¿Cuántas veces les ofrecemos nuestro tiempo? ¿Cuántas veces les tendemos manos? ¿Cuántas veces rezamos por ellos? ¿Cuántas veces…?

Y todos siempre y todo. Latiendo por mí, por nosotros. Y todos siempre y todo.

Hoy he estado en el Alto de Miranda y es a ti a quien he tenido presente durante toda la celebración. Íntimamente he estado dando gracias por los sacerdotes, pero lo he personificado en ti, que siempre caminas con nosotros.

Si alguien me lee hoy sólo le pido que haga una cosa antes de acostarse, algo sencillo: que rece por un sacerdote. Si no tiene ninguno cercano, que lo haga por el que le bautizó, o por quien le dio su Primera Comunión, o por aquel que ayudó a su padre o a su madre en los momentos finales. Si no tiene ninguno cercano, además, puede pedir la gracia de tenerlo, puede pedir por un sacerdote que lo acompañe. Y si la oración la hacéis en familia aún mejor. Y a los que tengáis a algún sacerdote cercano, si no lo hacéis ya, pensad en estad vosotros también a su lado.


Yo soy un privilegiado porque tengo muchos por quienes rezar pero, hoy, lo haré por ti. Hoy lo haremos por ti de manera especial. Fuiste tú quien me puso scalando en Familia.

miércoles, 1 de abril de 2015

Latiendo en Familia

Uno se alegra de los éxitos de sus hermanos, goza con los logros de los amigos, los apoya, alienta sus sueños y lucha con ellos. Cuando éstos, además, expanden la Buena Noticia, contagian la alegría infinita de quien se sabe amado y cantan al Amor y el Amor para todos, uno no puede sino sentirse latiendo al unísono con un mismo corazón.

Éste es el caso del sueño hecho realidad del Padre Damián Mª Montes, sacerdote Redentorista. Simplemente, Damián. A mi, que soy muy mío para mis cosas, me gusta decir sacerdote Redentorista, porque lo de misionero Redentorista es realmente un pleonasmo. Todo Redentorista es misionero pero no todo Redentorista es sacerdote. Pues Damián, como a estas alturas ya sabe casi todo el mundo, ha resultado seleccionado como concursante en el programa de Telecinco #LaVoz.

Yo conozco lo buen sacerdote que es, conozco la entrega, el celo, la pasión con que su vocación le lleva a anunciar la sobreabundante Redención para TODOS. También conozco ese otro maravilloso don que el Señor le regaló y que del corazón le brota por la garganta. Éste es sin duda el objeto que realmente ha de interesar al jurado del concurso, su voz. Por su voz, sólo por su voz, ha sido seleccionado. Yo me siento orgulloso y enormemente contento por ello. Como me sentiría orgulloso de cualquier éxito de otro hermano o amigo.

Sin embargo, como soy muy mío para mis cosas según he dicho más arriba, me siento doblemente contento y orgulloso porque por su voz, por su simple presencia, es mucha la gente que va a conocer que un sacerdote no es un ser en proceso de extinción, ni un fruto del imaginario histórico o un ente del espacio exterior. Un sacerdote joven es también un chico joven, con sueños, con ilusiones, con anhelos, frustraciones, deseos, necesidades, amigos, familia… un sacerdote de 28 años es algo tan extraordinario como un chico normal de 28 años. La diferencia es que el corazón de un sacerdote de 28 años no late para sí mismo, late para TODOS. La diferencia es que la voz de un misionero y sacerdote lleva la Voz y la Palabra con su vida y con su testimonio. En concreto, Damián, lo hace ahora a través de la televisión para TODOS y sin complejos. Simplemente estar es ya bastante. Cantar como él lo hace es, además, rezar dos veces cante lo que cante. San Alfonso Mª de Ligorio que, entre otras cosas, era compositor, debe estar realmente orgulloso de su hijo Damián. Ni más ni menos que de cualquiera de sus hijos, pero de éste también.

Mi mujer, mis hijas y yo lo estamos. Mi mujer, mis hijas y yo sentimos los latidos y latimos con él porque vamos juntos #LatiendoEnFamilia.


Ahora nos metemos de lleno en los días del Triduo, silencio, oración… scalando en Familia. Y con la Pascua y el gozo de la Resurrección continuaremos babeando en cada audición.