jueves, 18 de mayo de 2017

Amigos

Amigos. Son siempre un regalo, a menudo un inesperado regalo venido de lo Alto. Los Amigos así, con mayúscula, son un apoyo, un sostén, compañeros que nos hacen crecer. Conforman nuestro propio ser, comparten parte de nuestro camino y marcan huellas profundas. Jamás son una casualidad. 

En la vida vamos caminando según nuestro libre albedrío. Sí,  pero mirando a la intrahistoria individual podemos reconocer en tantísimas ocasiones la mano del Señor que uno no pude más que rendirse a la evidencia, con humildad, de que simplemente se ha dejado hacer, y los planes de Dios son los que han marcado muchos de nuestros pasos. El sendero individual recorrido entre titubeos, con la firmeza que da el levantarse insistentemente tras cada caída.  Es esa trayectoria personal la que puede llevarnos a dilatar el trato que en otras épocas era cotidiano. Sin embargo, los amigos, esa presencia real de Dios en la vida de cada persona que son los buenos amigos, permanecen siempre con nosotros. Un intangible imborrable que es el cariño sincero y desprendido. 

Yo tengo el hábito de rezar por los míos,  en silencio. Puedo no coger el teléfono y, sin embargo,  llevarlos a la Eucaristía, por ejemplo, en su santo, en su cumpleaños. Recordar momentos de la infancia, una biblioteca, una aporía,  anécdotas, momentos entrañables que, más allá de sensiblerías,  reconozco que han contribuido a que yo sea quien y como soy. Saco hoy esto de la intimidad de mi conciencia porque ha habido recientemente algún hecho que me ha traído,  como una bofetada, la realidad inconsciente de cuánto quiero a los míos,  lo cerca que los siento y lo importantes que son aunque a penas nos veamos. Me alegro con y por ellos; sufro con y por ellos.

“El amigo fiel es remedio de vida, los que temen al Señor le encontrarán.” El Eclesiástico no falla. La amistad es una confluencia de voluntades para hacer realidad un regalo de Dios. El no deja nunca de hacerse presente en ellos. 

Hay que cuidar a los amigos; hay que cuidar de los amigos. Reir con ellos; llorar con ellos. Los hay de todas las edades, aparecen a todas las edades. Permanecen. Van a tramos del camino, junto a ellos hemos hecho camino. Hay pasos que hemos dado con ellos. Huellas. Son una suerte de familia elegida. Los amigos son manos, tiempo, Vida. Con ellos vamos scalando en Familia. ¿Rezamos por ellos? 

jueves, 11 de mayo de 2017

La Puerta del Cielo

Nada que decirte Charlie, nada que decirte. Cuando hemos hablado yo tenía ese nudo en la garganta que solamente desata el cariño. Como tú dices, ahora nos tratamos poco, pero el cariño es el de siempre.

Cuando nos conocimos yo opositaba y tu estudiabas la carrera. Corría el año 1994. Cinco años después nacería José, tu sobrino, que este año habría comenzado la suya. Esa sudadera del colegio Nuestra Señora del Recuerdo con el 99 a la espalda se ha hecho gozosamente famosa. Sí, gozosamente porque es la expresión sentida de una multitud de jóvenes homenajeando a dos compañeros que les han precedido.

Del dolor asoma a menudo la grandeza del ser humano, y lo hace con facilidad y espontáneamente cuando el dolor es el recuerdo y el vacío que deja alguien extraordinario. Dos jóvenes enamorados, dos jóvenes que suscitaban en vida los mismos elogios que podemos leer estos días en tantas cartas francas, cadenas de oración… expresiones todas sinceras.

Pero ¿por qué? No hay respuesta. No sabemos el día ni la hora; ninguno de nosotros. Lo que sí sabemos es que tanto José como Belén ya han visto cara a cara a su Redentor y gozan de la contemplación de Dios. A José y a Belén se les abrió la puerta del Cielo.

Yo hoy me acuerdo de ti, Carlos, y de Lolo y tu padre. Hoy mi oración no es por José o por Belén. Mi oración es para que José interceda por vosotros y Belén por su familia. La fe nos mantiene firmes en la sobreabundante Redención, firmes en la Esperanza. Pero la fe no elimina ni el dolor, ni el sufrimiento. La fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. La fe nos mantiene en una constante pregunta mucho más que en una respuesta definitiva. La respuesta es la que ya han encontrado ellos. Y lo han hecho juntos.

La fe es la entereza. La fe es lo que se nos ha podido mostrar por parte de compañeros y comunidad educativa. Jesuitas y esa sudadera del 99. Sí, esa sudadera al unísono es también expresión de fe.


Sólo me queda rezar. Sólo nos queda rezar. Para que nuestra oración os acompañe, para que nuestro cariño se haga presente. Y se reza no solamente para que Dios nos escuche, se reza también para escuchar a Dios. Que se haga presente en vosotros, porque sin palabras, sin fuerzas y sin ánimos, cada lágrima puede ser una oración y con ellas la oración brota en cadena.

domingo, 7 de mayo de 2017

#CongresoPS2017

Ayer finalizó el Congreso Europeo sobre el Icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Los responsables del encuentro y la organización fueron los padres Marek Kotynski, Seamus Enright y Jorge Ambel. La presencia de los padres Michael Brehl (Superior General), Jacek Zdrzałek (Coordinador de la Conferencia de Europa) y Pedro López (Consultor General de Europa) son para mi especialmente significativas, no por los cargos, sino porque se trata de personalidades explícitamente arrolladoras, aúnan.

Un evento de estas características ni se gesta sólo, ni se hace sólo, ni sale adelante sólo. Yo doy gracias a Dios por este Congreso, y saco mis propias conclusiones, como siempre personales:

·        Nuestra Madre del Perpetuo Socorro nos congrega a religiosos y laicos como lo que es: Madre. Como lo que somos: hermanos. #Familia

·       A pesar de los nueve idiomas diferentes, la Comunión es evidente, y la relación y sentimiento de #Familia, una realidad, un hecho entre los participantes de las distintas Unidades de la Conferencia de Europa. #Comunión que se ha hecho también patente en las Redes, ese gran espacio de evangelización en dónde hemos ido compartiendo impresiones, fe y amor al Icono en varios continentes.

·      La presencia de Dios en la tierra se personaliza tantas veces en nombres y rostros concretos que al Espíritu le ayudan manos, ideas y tiempo de personas específicas, entregadas, silenciosas, discretas.

·    Los éxitos de una Provincia vienen de la mano de un proyecto delimitado y nítido, claridad de ideas, voluntad inquebrantable, firmeza en las decisiones y persistencia en las comunicaciones. La fe robusta y la caridad son, obviamente, presupuestos en su propia génesis.

·        La vitalidad de una parroquia, esa que hace que sus fieles se entreguen en masa a proyectos importantes, abarrota el templo en cada celebración, esa que dona manos y tiempo sin hacer preguntas va indisolublemente unida a quien la dirige. Una parroquia no sabrá ser nunca una comunidad en salida si antes no sabe ser una comunidad de acogida. Nosotros en PS ya lo habíamos vivido antes, en la JMJ Madrid 2011 o en 2013 con motivo de las celebraciones de los 150 años de presencia Redentorista en España, por citar dos de los hechos significativos más recientes. Las cosas pequeñas, insignificantes, modestas y humildes son las que me hacen estar sanamente orgullosos de mi parroquia; esos mismos detalles, por hondos, son los que llevan a una feligresía a volcarse.

·        Los Redentoristas somos, no solamente de manera formal, una familia integrada por religiosos y laicos. Los laicos no constituimos una orden tercera como ocurre en otros institutos, congregaciones o movimientos. Los Redentoristas, religiosos y laicos, somos una misma #FAMILIA Una familia de la que yo, como Misionero Laico del Santísimo Redentor, me siento orgulloso y agradecido.

·     Vividos en familia, los días previos de preparación han sido de extraordinaria #Comunión, de manera personal para los laicos redentoristas de la Comunidad del Santuario del Perpetuo Socorro de Madrid, entre nosotros y con los organizadores del Congreso, en concreto con Jorge Ambel. Las cuatro pequeñas misioneras que estuvieron trabajando son el ejemplo vivo de la realidad de la Iglesia y de las pequeñas huellas de un camino imparable.

·       Ahora el Icono peregrino nos ha de empujar a salir con renovados ímpetus. Y sin miedo; a nada. El miedo paraliza, el miedo nace del interior de cada uno; por eso mismo, del miedo como pecado, escribiré otro día.


Mi familia y yo hemos participado en la Eucaristía de las familias de la Parroquia Redentorista de Santander, en el Alto de Miranda. Hoy que celebramos la Jornada Mundial por las Vocaciones, en la homilía, el P. Javier Recio ha pedido por las vocaciones santas al sacerdocio, a la Vida Consagrada y ha realizado una especial petición por las vocaciones santas de los laicos comprometidos. Eso es un religioso sin miedo. Una petición que podría haber cerrado a la perfección el #CongresoPS2017