Scala News

lunes, 10 de febrero de 2020

En Sus manos


Anoche me acostaba con la triste noticia de la muerte de David Gistau. No le conocía absolutamente de nada y, sin embargo, era alguien cercano. Una de esas voces que me acompañan a diario en el programa de Carlos Herrera en la COPE durante el largo trayecto en coche desde mi casa a la oficina. Unos 45 minutos diarios cuando estoy en España. Voces que corresponden a personas con historia propia, más allá de la actualidad que comentan o la noticia que nos acercan.

La de Gistau era tan potente como sus ideas, como su verbo y como su inteligencia. Eran mucho más numerosas las veces en las que estaba de acuerdo con su opinión que aquellas que disentía. Hoy me conmueve su pérdida. Me conmueve especialmente tras releer “Del Martini al meconio”, un artículo en el que expresaba su miedo a morir joven para su hijo Luca, o escuchar su voz en una más reciente entrevista en la que insistía en la preocupación de morir joven para sus hijos. No quería que fueran, como lo fue él, unos adolescentes enfadados con el mundo por haber perdido a su padre. Pido por él, que haya visto cara a cara a su Redentor. Y por su familia, por sus hijos. Os animo a unios. 

En el citado artículo manifestaba su intención de dejar de fumar, ergo hacer lo posible por cuidarse para los suyos.

Yo abandoné el tabaco hace más de un año. En ese tiempo aumenté una considerable cantidad de kilos y actualmente me encuentro en proceso de descenso. No obstante, no todo depende de nosotros. Hacemos lo que podemos y lo mejor que creemos. Si yo actualmente me cuido es porque no me seduce nada la idea de dejar a mi mujer viuda y a mis hijas huérfanas, no por el miedo en sí mismo a la muerte, que es algo que tengo bien aceptado como el paso definitivo. No he llegado al “muero porque no muero “de Santa Teresa, pero trato de hacer lo posible en mi vida diaria para que la idea del tránsito no sólo no me asuste si no que la vea como un descanso, un inmerecido regalo, confiando siempre en la infinita bondad del Todo Misericordioso, del Redentor. 


No me preocupa el recuerdo que deje tanto como el amor a mi mujer y a mis hijas, a los míos. La solidez que haya sido capaz de hacer crecer en las dos vidas que el Señor nos dio en custodia; que algo de Él hayan podido ver en mí. Haber acertado a ser un tímido remedo de su Luz sería ya suficiente; seminans ad seminandum.

Trabajemos, oremos y confiemos. Amando. Siempre en gerundio. Scalando en Familia.

Empeño, esfuerzo trabajo, voluntad, son básicos. Pero nada son sin ponerlos en Sus manos y dejarnos llevar mecidos por la fe y acunados por la Esperanza.

jueves, 30 de enero de 2020

Amigos en #COMUNIÓN


Apurando enero esta primera entrada de 2020. Con ilusión y Esperanza. Lo que llega en su justo momento, sin forzar, fuera de nuestros planes suele venir de la mano de Dios.

Ayer un grupo de amigos en comunión nos reunimos en casa. Distintas familias religiosas más el Pater. Uno vino a por un premio acompañado de dos. A otro el Señor le puso un inesperado viaje a Madrid. Desde Arriba van haciendo las cosas. Y en nuestra galaxia particular hubo quien se desplazó a propósito cientos de kilómetros.

Hacía años que no nos veíamos (demasiados), pero la fe, y esa comunión que nos hizo caminar juntos en proyectos comunes sigue intacta. Y cuando nos reunimos en Su nombre, se hace presente. Faltaron bastantes que no pudieron venir, pero junto con el Señor, éramos 12. Y estábamos en el 12.

Mi mujer y yo no concebimos el concepto de "casa", "hogar", si no es abierta y acogedora. Recibirlos en casa, que es la suya, fue algo grande. Grande por lo pequeño y lo íntimo. Cuando lo pequeño se hace grande los éxitos de los grandes los disfrutamos los pequeños. Ayer constaté que no estamos dispersos, que somos una masa compacta de sentimientos y fe. Siendo tan dispares, latimos al unísono; un solo Corazón. Una máquina imparable.

Y de entre todos ellos, una voz siempre inteligente con acento gallego. El tempo adecuado, el ritmo equilibrado, la tensión justa, las palabras acertadas y una idea compartida por todos. #Inspirado #Madurando Perseo rompiendo las cadenas. «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a anunciar a los pobres el Evangelio, a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor» (Lc 4, 18-18). Pues eso.

Esta es una entrada inusualmente breve pero, aunque con calma, llena de ilusión y Esperanza. Y en gerundio. Siempre en gerundio.

Por aquí seguimos, scalando en Familia.

Si alguien lee esto, simplemente le pido que rece por nosotros. ¡GRACIAS!