domingo, 9 de junio de 2013

Para que vueles

Tengo colgado en el cuarto de estar de mi casa una copia manuscrita de “La cometa” (http://www.poemaspoetas.com/gerardo-diego/la-cometa) un soneto que Gerardo Diego dedicara a mi abuelo Eduardo. Lo escribió en Sentaraille, el pueblecito de Francia de donde era natural Germaine, su mujer. Aunque pasaran años sin verse, Gerardo y mi abuelo fueron amigos hasta el final de sus días. Ninguno de los dos soltó la cometa de su amistad fueran cuales fueran sus circunstancias o sus lugares de residencia. Algo realmente encomiable en una época en la que el mundo no era una aldea global y las comunicaciones se limitaban a plasmar con tinta en un papel aquello que encierra el corazón. No existían más redes sociales que el afecto profundo, sincero y cultivado con el tesón de la confianza y la perseverancia.

No sé qué es lo que me ha impulsado a descolgarlo y releerlo. Pero lo he hecho, y me ha llevado a reflexionar sobre lo raro que soy. Continúo aferrado a unas cuantas cometas, sin soltarlas; aunque vuelen tan alto y tan lejos que no pueda verlas, permanezco unido a ellas por propia voluntad. Lo hago no para tirar y acercarlas, que sería tanto como tratar de ahogar la libertad de su vuelo; no quiero soltarlas para notar en mi mano cuándo les lleguen vientos azarosos. Así podrán sentir mi pulso firme asiendo con seguridad lo que para ellas sea un camino de recuerdo y de presencia; no las suelto para que cuando lo necesiten puedan encontrar el camino a un hogar. Ni siquiera suelto a aquellas empeñadas con rotundidad en cortar el sedal.

El paisaje está plagado de árboles frondosos, vistosos, también marchitos. Los hay con flores, con frutas, horadados por algún Pito Real o con avisperos, y cambian de color según las estaciones. La cometa de mi alma a veces se ha enredado en las ramas de alguno de ellos, pero siempre he sentido el sedal que la unía al Señor, su pulso firme, la mano de alguien que la ha puesto de nuevo en la trayectoria del soplo del Espíritu. En la mano de cada uno de ellos estaba el Señor diciéndome: “Yo te salvo esta vez, como la última vez”.

Por eso no la suelto: para que vuelen. Tengo más de un defecto, muchos más, incluso éste  puede que sea otro, pero, aunque en ocasiones me entren ganas, yo no suelto el sedal de mis cometas. Y no pido perdón por ello.

2 comentarios:

  1. :) tengo un cariño especial de ese poema por tu culpa.

    Cuando sea el momento volverán a acercarse esas cometas a tu mano o el viento hará que se rompa la conexión. No tenemos que anticiparnos. El tiempo ( ya sea atmosférico o el que hace girar las agujas del reloj) pone a cada uno en sitio .:)

    feliz semana !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues contra la fuerza del viento, paciencia, confianza y perseverancia.
      :)

      Eliminar