viernes, 27 de junio de 2014

Una joven de ochenta años

Hoy es 27 de junio, festividad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, y mi madre cumple ochenta años. Para un hijo abstraerse de su propia historia y mirar a su madre con objetividad es casi imposible. Cuando desde esa perspectiva la miro, veo a alguien que encarna la personificación del ser y el deber ser con una naturalidad sorprendente y admirable.

Su vida es una vida de entrega, de dignidad, de sentido del deber, de donación, de fe. No es una superviviente de un mundo caduco, es la transmisora de lo mejor de un mundo pasado con la mirada puesta en el futuro. No es una anciana de ochenta años, es un niñuca de ochenta años que atesora la sabiduría de su edad, la esencia de un pasado que hace presente y la mente abierta que sólo las personas inteligentes poseen. La sensibilidad de las grandes almas que saben que la cuna, si algo trae cuando ésta se ubica en un estado determinado,  no es sino obligación; comprender esto es entender la vida propia como servicio. A su mesa se ha sentado desde el viejo Rey Don Juan a intelectuales, músicos, escritores, pintores y también desvalidos; con igual desvelo, con igual dedicación y con igual naturalidad, porque la grandeza del corazón sobreentiende engrandecer  a los humildes. Esa grandeza que lleva a encarar la adversidad con firmeza y sonriente. Eso es lo que siempre ha regalado, lo que siempre regala a sus calvarios: una sonrisa, la oración de una sonrisa. La sonrisa que nace desde lo más profundo de la fe. Su vida engrandece a sus antepasados; su vida es una mirada de frente a los problemas; su vida es un ejemplo de superación que la llevó a saber cuadrar y poner en su sitio al poderoso caballero, porque sabe que la esencia, lo importante, está en Otro sitio; su vida honra al Señor; su vida es entrega, y eso no es sino Amor.

Su mayor desvelo es, sin duda, su Familia, de un modo amplio, extenso y generoso hasta el extremo. Mi madre no ha sido simplemente hija o esposa; no es simplemente madre o abuela. Como tantas mujeres discretas, su Vida es un regalo a los demás. Como tantas mujeres, como tantas madres, primero están los demás, y luego, mucho después, está ella misma. Un camino firme y sereno, precisamente porque conoce el Camino y confía en el destino final.

Todo lo que yo pueda decir es nada cuando sencillamente la miro como un hijo a su madre. La miro así y no veo más que Amor, y yo soy un niño y ella mi Madre. Veo a esta jovencita de ochenta años y se que siempre ha tenido un ventanuco abierto en el corazón de sus hijos por el que siempre ha sabido, siempre sabe… y eso le hace gozar con nuestras dichas, y eso le hace sufrir con nuestros errores y dolerse con nuestros dolores. Los vientos del tiempo han ido horadando su piel, pero no han podido con su mirada ni con su sonrisa. La entrega y la adversidad no han hecho sino engrandecerla. La miro y sigo siendo un niño y ella una joven madre. Creo que algo así le pasará al Señor de los tiempos, que conoce realmente nuestro corazón.

Hoy es el día de la Virgen, nuestra Madre del Perpetuo Socorro, y yo soy un hombre, esposo y padre, pero me sigo sintiendo en brazos de mi madre y mi mano sobre la suya. Y ahora, como hijo, quiero que descanse precisamente en nosotros, sus hijos, pero creo que una madre no descansa nunca. Hoy la Virgen le ha hecho el mejor de los regalos y casi parece que una pequeña parte de la parábola se puede cumplir; se sacará el mejor vestido, se matará al becerro más gordo… Ha tenido el mejor y más inesperado de los regalos; incipiente pero esperanzador.


Hoy, Señor, quiero darte las gracias por mi madre; hoy Señor, te doy las gracias por su Vida y te pido que nos la regales muchos años más.

1 comentario:

  1. Pues si, que es una bendicion tan grande el que todavia tengas a tu Santa Madre, que hermoso te expresas sobre ella y como la relacionas con Nuestra Santisima Madre, la Virgen Maria.
    Dios te siga bendiciendo, y felicidades por tu querida Madre.
    Gracias por compartirnos algo tan hermoso.
    Bendiciones para toda tu hermosa familia

    ResponderEliminar