Scala News

jueves, 26 de junio de 2014

Palabras de mayores

Una niña pequeña leyendo palabras de mayores, haciéndolo con esa naturalidad de la que solamente los pequeños son capaces, con aplomo y en un templo abarrotado. Y lo hizo en la eucaristía celebrada durante la Novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, puede que ese sea el truco de su seguridad balbuciente, que lo hacía en casa, en Familia y ante “su” Virgen. ¡Imposible estar nerviosa! Esa niña era mi hija pequeña, recién llegada de jugar en la Plaza de Chamberí para participar en la Novena. Allí quedaron muchos niños enredados en sus juegos. Sin embargo, mis hijas, ni mejores ni peores que otras, tenían muchos motivos para participar: lo hacían en casa, donde van creciendo y viviendo su fe; en PS se van formando y participando casi a diario, con lo que devolver aunque sea un poquitín del cariño que reciben a lo largo del año de toda la Familia redentorista no es más que lo normal; la fe y el ejemplo; la Virgen. Son algunos de los motivos, unos pocos. Y participaron con su voz, haciendo que las "palabras de mayores" se convirtieran en "palabras mayores" en boca de unas niñas.

A los niños se les enseñan muchas cosas, pero no se les puede “enseñar” la fe. Les puedes enseñar la doctrina, les puedes “enseñar” principios básicos, pero poco más. Lo que si se puede enseñar es a Vivir la fe con naturalidad y, a partir de ahí, el Espíritu irá haciendo su trabajo, que es lo más complicado: la experiencia personal. Sin la familia y la comunidad esa vivencia personal es casi inimaginable. También se les puede inculcar el agradecimiento, como parte intrínseca de la educación. Y, muy poquito a poco, pasado todo por el tamiz de cada personita, irá germinando de una manera original y única. Todo sin necesidad de meternos, al menos de momento, en el ser y el deber ser.


Palabras de mayores, frases largas y enjundiosas, desgranadas por quien se va iniciando con avidez en el mundo, incluido el de la lectura. Palabras de mayores que entenderán algún día. Y un padre satisfecho de ver cómo sus hijas van felices scalando en Familia, dando gracias a Dios. Y el autor de esas palabras, el P Carlos Sánchez de la Cruz CSsR, nos hizo el honor de venir a compartir pizza a casa, a nuestra casa, a su casa. Una noche en Familia. Una conversación abierta, sincera, fluida, natural. Un lujo. Recomiendo la grandeza de lo pequeño. Esto de la normalidad alrededor de una pizza es un auténtico lujazo. ¡Qué razón tenía el P Antonio Spadaro SJ cuando nos mostró la teología de una foto y una pizza compartida! Compartir la Vida, nada mejor. La alegría no pude quedarse encerrada en uno mismo porque acaba muriendo, es estéril. La alegría hay que compartirla, contarla, anunciarla, megáfono en mano o con la discreción cotidiana del tú a tú. 

Y no hay mayor alegría que la de la Buena Noticia. ¡Gracias Carlos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario