miércoles, 2 de julio de 2014

Lo que de verdad importa

Hay veces en las que uno parece perderse en sus propias naderías, en sus propios problemas, y éstos pueden llegar a bloquear nuestra capacidad de reacción. En una situación así, creo que el problema puede llegar a ser uno mismo.

Esta mañana he tenido la oportunidad de asistir, en el Palacio de los Deportes de Santander, a un Congreso de la Fundación “Lo que de verdad importa” (www.loquedeverdadimporta.org), que salvaguarda el legado de María de Villota. He podido escuchar dos de las ponencias, una a cargo de Kyle Maynard (www.kyle-maynard.com) y la otra  presentada por Jorge Font (http://www.greatplacetowork.com.mx/speakers/799-jorge-font): explosión de Vida y optimismo en directo. Ejemplos de superación, optimismo, vitalidad… Animo a visitar los links para poder comprobar lo que digo. Las dos experiencias vitales que nos relataron sin sensiblerías fueron extraordinarias, pero yo me quedo con la respuesta de Kyle Maynard a una pregunta que alguien del público le planteó: “Si tuviera la oportunidad de estar cara a cara con Dios ¿qué le diría?” “¡LE DARÍA LAS GRACIAS!”. Así, sin más. Y yo me hice diminuto en mi asiento.

No se trata de la conocida frase “saca tu cruz a la calle y verás lo pequeña que es”; eso sería como la consolación por comparación. No, es mucho más. Es sacar fuerza de flaquezas sin ñoñerías; luchar y sobreponerse. “La vida es un regalo, y hay regalos  que sólo hay que abrazar y agradecer”, Jorge Font. Una lección sobre cómo vivir la Vida.

El nombre de la Fundación lo señala certeramente: Lo que de verdad importa. Y eso nunca son los problemas.

Yo me casé con lo que de verdad importa: mi mujer. El Señor me regaló lo que de verdad importa: mis dos hijas. Dios me colocó entre lo que de verdad importa: mi familia. Estoy rodeado de lo que de verdad importa: mis amigos, la Familia redentorista, los hermanos. ¿Cómo quejarme?  …y hoy leemos en la Profecía de Amós: “Odiad el mal, amad el bien, defended la justicia en el tribunal”… el Amor y la justicia… …y el Salmo: “Al que sigue buen camino le haré ver la salvación  de Dios”.


No son necesarias más palabras ni más aclaraciones. Sólo enturbiarían. Solamente añado un GRACIAS a Dios, porque el día de hoy me ha ayudado a ver lo que de verdad importa: scalar en Familia y ayudar a scalar en Familia.

1 comentario:

  1. ¡Vaya casualidad!. Una de mis huéspedes de estos días me ha traído un libro que estoy casi acabando. Me dijo " es un libro para leer y pasar a otro". Me falta muy poco para acabarlo. Se llama ENSANCHAR LA VIDA y es de Jorge Font. Me ha dejado impresionada que esté leyendo cómo comenzó con su primer ponencia y lea ahora que sigue con ellas, y muy cerca de aquí. En fin, un lujo haberle podido oír, un lujo poder leerlo. Una bonita casualidad. Ciertamente no se trata solo de pasar o de alargar la vida sino de ENSANCHAR la vida.

    ResponderEliminar