domingo, 7 de abril de 2013

¡Gracias, Víctor!


Un plantel de lujo hemos tenido hoy en el presbiterio en la misa de 21h en PS: Manuel Cabello, Damián Mª Montes Nieto y Víctor Chacón Huertas, junto a dos monaguillos. Jorge y Manuel Sacerdotes Redentoristas, Damián y Víctor diáconos y también Redentoristas; diáconos por poco tiempo porque, si Dios quiere, serán ordenados sacerdotes el próximo día 27 de este mes en el Santuario del Perpetuo Socorro de Granada. Y con tal motivo allí iremos los cuatro a acompañarles, porque los queremos, porque vamos scalando en Familia, porque queremos ser partícipes también de su alegría, que es la nuestra, de la Congregación y de la Iglesia.

Hoy nos ha proclamado la Buena Noticia y ha predicado Víctor. Domingo de la Divina Misericordia. Señores, qué pedazo de homilía en qué pedazo de celebración (confieso que esto de sentarme en los primeros bancos me gusta especialmente cuando llega con fuerza, como ha sido el caso, el embriagador olor del incienso, me entusiasma). Así he salido, entusiasmado; sin miedo, exultante más que alegre, y con ganas de contarlo. Con ganas de continuar contando que Cristo resucitó, lo cual es el mayor motivo de gozo, el motivo del que nace el gozo real. Y con ganas de contar que la Iglesia va a ganar, también con Víctor, a un sensacional sacerdote. Sensato, profundo, tranquilo, normal y contagioso; contagia con la naturalidad de andar por casa propia de la Congregación. Hoy he vuelto a casa, una vez más, levitando. Sí, un poco de sensación de orgullo, como me pasa cada vez que veo brillar a quien tengo un cariño especial, cada vez que aprendo de aquellos a quienes tengo un cariño especial, no lo puedo evitar.

Estaba de paso hacia su comunidad, en Valencia (esa suerte tienen los valencianos de Nazaret). Damián y él acababan de llegar de unos días de retiro en un monasterio Cisterciense. Lo que hayan vivido, orado y meditado allí ha debido de ser realmente especial, a juzgar por el especial abrazo con Damián, y lo especial de su mirada (lentillas aparte). Abrazo y palabras antes de iniciar la Eucaristía que me confirman lo bien que conoce Damián, al menos, una parte de mí.

Si yo hoy he vuelto a mi casa levitando, ni me imagino cómo estará el Provincial de contento el próximo 27, cuando estos dos jóvenes Redentoristas sean ordenados sacerdotes; y ya veo a San Alfonso fardando un pelín entre los santos. Porque no es que yo sea muy raro (que sí, que lo soy, no lo voy a negar), es que las caras de los feligreses, del pueblo de Dios, creo que eran como la mía, un poco de sensación de mirarte a un espejo de sonrisa en sonrisa.

Estoy acostumbrado a aprender y crecer con las reflexiones que publica, pero escucharlas es incomparable. Gracias Víctor, porque hoy has sido tú quien ha provocado que inicie la semana sin miedo, alegre y con ganas de contarlo, que inicie la semana de la mejor manera: sonriendo.

Os pido a todos los que leáis éstas líneas que le regaléis a alguien una sonrisa, que perdáis el miedo, estéis alegres y continuéis contando a todos que sí, que Cristo resucitó; os pido a todos, además, que recéis por estos dos jóvenes diáconos que el 27 de abril, para alegría de la Iglesia, se convertirán en presbíteros.

4 comentarios:

  1. Corroboro todo lo que leo. Celebración en toda regla, vivida con el entusiasmo de quien se siente partícipe de algo que es increíble y está hecho con una sencillez que por ello deslumbra más aún. Nada de formas grandilocuentes, todo para los asistentes, sin pose alguna. Víctor tan cercano, natural, con una bondad que acoge. Uno realmente sale sintiendo que ese domingo es el primer día de la semana. Y qué comienzo.

    ResponderEliminar
  2. Querido anónim@, me alegra comprobar que coincidimos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, que hermoso es leer tu ultimo post en tu blog, te imagino en la primer banca, te imagino lleno de fervor, de ilusion, de esa ilusion del encuentro con Cristo, que se abaja a nosotros y penetra en nuestros corazones de una manera tan ardiente que hace florecer precisamente este sentimiento que nos estas compartiendo, te imagino regreso a tu casa, lleno de felicidad, de esa alegria que es parecida a los dos de Emaus, que bello!!!! pues asi me he sentido, y que bendicion tan grande!!! como acaba de mencionar su Santidad en su homilia ayer, es la Misericordia de Dios, que se nos manifiesta en la gracia, la cual no merecemos, pero su amor por nosotros es tan inmenso!!!! somos tan afortunados de pertenecer a esta Iglesia Catolica, gracias nuevamente por compartir tu experiencia, pues la he vivido a traves de ti, y mi corazon se llena de gozo.
    Oremos por todos, todos nuestros sacerdotes, por nuestro Obispo emerito y por su Santidad Francisco.
    Que Dios Padre Todo Poderoso los bendiga, la Santisima Virgen los cubra con su manto y San Jose los colme de amor.

    ResponderEliminar
  4. gracias hermano tu entusiasmo verdad me da entusiasmo.. si yo tambien he tenido el gozo de tener al joven Victor Chacón en la capilla donde me congrego San Juan Neumann y verdad que es grandioso.. cuando habla tu dices que te ha hecho levitar te creo ... a mi me transporto al cielo tambien cuando le escuche ...te prometo una sonrisa .. y orar por este hermano para que Dios le continue dando ese don .. que contagia de amor a cristo

    ResponderEliminar