lunes, 14 de octubre de 2013

Echado por tierra...

Ayer fue un día especial para dar gracias a Dios, y coincidió justo con Lucas 17, 11-19 como el Evangelio del domingo. Un día redondo.

Una Eucaristía de las familias en PS en la que estuvimos los cuatro con mi madre por primera vez. ¡No cabía en mí! ¡Y qué pedazo de homilía la del P Juan Antonio! Ahí estaba yo, todo orgulloso, presentando a mi madre a todo el que me iba encontrando, desde Christopher, algún hermano de la Comunidad de Laicos, catequistas, al P Olegario. Y mi hija mayor por primera vez en el presbiterio como monaguillo… Era como un sueño hecho realidad. El amor de Dios en las cosas cotidianas de la Vida.

Eché mucho de menos no haber podido estar en Tarragona, pero después de todo la misa era a las 12:00h, al mismo tiempo que daba comienzo la ceremonia de beatificación de los 522 mártires de la persecución religiosa en España, y ahí estaban, en la Capilla de la Coronación del Santuario, los restos mortales de “nuestros” nuevos seis beatos mártires Redentoristas (https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=pfsbIwQGSAI). ¡Qué extraordinario motivo de agradecimiento las Vidas y la sangre derramada de los mártires! Rejuvenecen a la Iglesia entera; los mártires religiosos rejuvenecen a las Congregaciones o Institutos a los que pertenecen; los mártires laicos rejuvenecen a todos los fieles en esto que se ha llamado “el tiempo de los laicos”. El amor de Dios en los hechos extraordinarios de la Vida.

Comida familiar, tarde tranquila y cierre de tarde/noche con la acogida en PS. Y todo con la casi estremecedora normalidad del día a día. En Paz y con una Cruz colgando de la que hacerme digno también día a día. Felicitación a un hermano por whatsapp y Completas con una dulce necesidad de volverme como el Samaritano y echarme por tierra a los pies de Jesús dándole gracias.

A la vista de esto hoy no puedo sino pedir por quienes, aún teniéndolo todo, ni tienen una familia sólida, construida sobre Roca, ni tienen fe; por quienes se quedan apoltronados en su sofá; por los que no tienen ni casa, ni sofá, ni el calor de un abrazo o la luz de una sonrisa.

Consciente, una vez más de ser un privilegiado por ir scalando en Familia, de que mi nombre está escrito en la palma de Su mano y lo sé, lo siento y lo vivo… pero ahora toca la pregunta ¿Qué hago para que lo sepan, lo sientan y lo vivan los demás?

2 comentarios:

  1. Qué felicidad la tuya y que bonito lo que has escrito, me alegro mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Se puede percibir el amor de Dios en tus palabras tan hermosas, en relatar tu experiencia de la Eucaristia junto con toda tu bella familia. Hay algo que tambien a mi me suena mucho en mi corazon y en mi cabeza, como hacer para que los demas descubran verdaderamente a Jesus, al Padre Eterno, al Espiritu Santo? algunas veces mi corazon se enardece al sentir, como tu, el Amor Divino de la Santisima Trinidad, de la Santisima Madre, la Virgen Maria y de su Castisimo Esposo, San Jose. Pido a Dios me muestre el camino, y que siempre camine bajo su Divina Voluntad. Bendiciones, Paz, Serenidad y Amor para todos ustedes.

    ResponderEliminar