viernes, 1 de marzo de 2013

Una lucecita roja

“En el mundo tendréis luchas, pero tened valor: Yo he vencido al mundo” (Jn 16, 33). Así, tal cual.

Cada día, tras el bocadillo en el polígono donde trabajo, regreso a la oficina caminando acompañado de Nona, gracias a la App iBreviary, y hoy me encuentro con este versículo en el mejor momento.

Ayer, leyendo en misa de ocho en el ambón una frase del Salmo, casi me quedo callado. Me acompañó, me descolocó y me turbó como pocas veces me ha pasado. A continuación, durante la Oración ante el Santísimo, no pude más que presentarle esa frase al Señor; presentársela como ofrenda y con todo tipo de preguntas. Hay situaciones o decisiones que pueden ser vistas como simples caprichos, cuando en realidad son más bien eso, ofrendas. El caso es que, un mensaje nocturno de un amigo que se dio cuenta de que algo pasaba, el simple hecho de recibir ese mensaje, contribuyó a amansar las aguas. Necesitaba silencio; necesito silencio. Unas veces buscamos el festival de colores que produce el sol atravesando una monumental vidriera, pero otras lo que anhelamos es el silencio y la tenue luz que se abre paso por una saetera dejando que solamente resplandezca de verdad la lucecita roja del Sagrario.

Andaba todavía a vueltas con las palabras del Salmo cuando sonó la campanita que me anuncia los mensajes del WhatsApp, y resultó ser un sonido reconfortante. Las palabras de Juan que he leído en la BlackBerry continúan afianzando la calma. Creo que voy a acabar cogiendo cariño a este aparato que empieza ya a renquear.

En ocasiones uno no está para nada queriendo estar para todo. Y entre la nada y el todo, es el Absoluto el único necesario; la lucecita roja. Con intimidad y silencio. Es extraño que me acuerde ahora de Baudelaire, pero lo hago; y de Unamuno, aunque nada tengan que ver el uno con el otro.

Buscaré el silencio y la penumbra, rotos sólo por el recuerdo de una campanita y la eterna mecha de una lucecita roja. Y me llevaré esas palabras de Juan, “En el mundo tendréis luchas, pero tened valor: Yo he vencido al mundo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario