lunes, 10 de abril de 2017

Mártires Coptos

Los santos han llegado al reino con la palma del martirio, y de la mano de Dios han recibido una corona de gloria.”

Con las palmas del Domingo de Ramos alzadas en sus manos encontraron la palma del martirio ayer en Egipto casi medio centenar de Coptos y, con ella, la corona de Gloria. Estos hermanos nuestros están regando con su sangre una tierra que se volverá fértil. La semilla de los mártires siempre fructifica. Siempre. Los mártires del Domingo de Ramos.

Nuestros hermanos Coptos están siendo poco a poco diezmados, como el resto de la población cristiana de Oriente Medio. Se están mostrando casi, sin pretenderlo, como adalides de la unión de los cristianos porque cada muerte de uno de ellos es sentida como propia por el común de la Cristiandad. Eso ya es un signo en sí mismo.

Una vez más el ejército islámico. Una vez más silencio atronador y condenas a medias. ¿Cuántas voces oficiales de condena de las monarquías del Golfo hemos oído alzarse con contundencia para condenar los atentados a los cristianos? ¿Cuántas? ¿Cuántas veces, el Guardián de los Santos Lugares, como también se conoce al rey de Arabia Saudí, los ha condenado abiertamente? Por otro lado ¿cómo habría de condenarlos si en ese país se castiga con la PENA DE MUERTE introducir Biblias? Hallarte allí con un crucifijo es motivo suficiente, si uno es afortunado, para la expulsión. No sé si lo llamarían “expulsión en caliente” o cómo, pero es la realidad. No es excusa para cuando en Europa nos autoflagelamos por estas cuestiones, pero sí un hecho a tener en cuenta.

No sé, por preguntar ¿alguien financia a alguien? Pues, mientras, recemos unos por otros...

Solamente la Casa Real de Jordania es clara en esto. En su intervención ante el Parlamento Europeo en 2015, el rey Abdallá II dijo: "Estoy indignado y afligido por las recientes agresiones contra los cristianos y representantes de las minorías en varios países ya que es un ataque contra la humanidad y el islam". Su hermano el príncipe Hassan también ha sido contundente en alguna ocasión: "Estamos consternados, no sólo por los ataques repugnantes sobre los seres humanos, sino también por la casi extinción del cristianismo, de un lugar que es cuna de esta religión y que es parte de nuestro patrimonio común".../… "El cristianismo ha sido parte de la estructura esencial de Oriente Medio durante dos mil años. Lejos de ser una importación occidental como algunos creen, los cristianos nacieron aquí y fueron exportados como un regalo para el resto del mundo". Fuera de ellos, las condenas, de producirse, son tan tibias como falsamente protocolarias.

Ayer mismo, al tiempo que aparecían las primeras imágenes, me sorprendió ver una de musulmanes en una mezquita donando sangre para las víctimas de los atentados. Eso es ya una luz de esperanza; un brote de esperanza de una semilla regada con sangre.

Si bien aquí seguimos separados, la Iglesia del cielo acoge ya, unánime, a los nuevos mártires. Buen motivo para pedir su intercesión por la Paz y la Unidad de los cristianos.

Ya gozan de la contemplación de Dios por los siglos de los siglos.

Mártires del Señor, bendecid al Señor.

2 comentarios:

  1. No conocía tu blog y ha sido un grato descubrimiento. veo tu modestia en no poner siquiera tu nombre en él. Te diré este post a mi manera de ver es inspirado por el Espíritu Santo, pues nos deja ver que no hay desperdicio en la sangre de estos mártires, además de darnos a conocer la difícil situación de estos hermanos coptos, sin odio ni rencor. No puedo sino compartirlo.

    ResponderEliminar