jueves, 22 de septiembre de 2011

Empresaria del año

Una amiga, Carla Royo-Villanova, acaba de ser nombrada mejor empresaria del año. Y esto siempre es un orgullo. Que en la época en la que vivimos existan emprendedores que se arriesguen y tengan éxito es o debería ser motivo de alegría para todos. Supone el reconocimiento al esfuerzo, supone creación de puestos de trabajo, supone aumento general del nivel de vida, supone un tirón y un ejemplo para mucha gente. 

Se sea conocido o no, el tesón, el valor deben tener un  reconocimiento justo aún en una sociedad donde parece minusvalorarse el esfuerzo. Que además el reconocimiento sea para una amiga es más que suficiente para que la satisfacción sea casi propia. Es la demostración práctica de que una correcta utilización de los talentos personales siempre transciende a uno mismo, y más cuando se tiene una imagen pública. Conseguir frutos de los talentos recibidos en el momento actual es ya un signo de la correcta utilización de los dones recibidos.

Es algo más que mera satisfacción por este premio concedido por la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) a una mujer vital y optimista por naturaleza, luchadora, trabajadora nata, solidaria y que ha sabido compaginar magistralmente su vida profesional con su vida familiar. Un mujer normal, que es quizás el mejor de los elogios y el más difícil de conseguir.

¡Enhorabuena Carla!

1 comentario:

  1. Millones de gracias por estas palabras tan bonitas. El mejor premio es sin duda el cariño y el apoyo que durante todo este tiempo he recibido de clientes y amigos. Es este apoyo lo que me anima a seguir Scalando, a seguir luchando cada día. Gracias a todos
    Carla

    ResponderEliminar