lunes, 2 de febrero de 2015

Vida Consagrada

Presentación del Señor, día de la Vida Consagrada. Hoy celebramos el día de la Vida Consagrada y en casa tenemos ya por costumbre pedir por nuestros amigos religiosos. Alguno va de suyo incluido en las oraciones diarias porque es uno más de la familia, pero esta jornada tiene un toque especial de recuerdo a los familiares religiosos y a aquellos que nos han guiado en algún momento de nuestra vida. Lo cierto es que habiendo estudiado hasta tercero de BUP en los Escolapios, COU en los salesianos y teniendo como parroquia de siempre los Redentoristas del Alto de Miranda, tengo que hacer un bloque homogéneo único porque no tendría horas el día para aquello del recuerdo. Si a ellos les sumamos los parientes Jesuitas, Hijas de la Caridad, Esclavas, Teresianas, Carmelitas… en fin…

No me quedo en un simple: gracias. He leído en la revista ICONO un artículo del padre Caballero CSsR que, como casi siempre, me ha gustado bastante, tanto que pego el link http://revistaicono.org/sigue-habiendo-vida-religiosa , lo único que me deja un regustillo indefinible es el uso de la perífrasis aspectual durativa del título.

No se puede uno abstraer de las cifras, sería un error. Es de torpes no detectar los puntos de mejora, y de necios, una vez detectados no analizarlos con total sinceridad y ponerles remedio. La respuesta que leí hace no mucho a una religiosa sobre la ausencia de vocaciones en su instituto me pareció rayando la broma con una inmensa dosis de soberbia. Si existen familias religiosas que de nuevo van hacia arriba, si hay nuevos nombres nutridísimos de vocaciones no me valen ni que el Espíritu sopla hacia otros lados ni que la sociedad es la que es, porque quienes decrecen y quienes florecen viven en el mismo mundo. Habrán de hacer un trabajo de introspección y autocrítica. Es sano reconocer lo que se ha hecho mal, o muy mal o de una manera nefasta; sano, regenerador y esperanzador. No hacerlo es simplemente el fin.

Pero esa, la del declive, no es la única realidad. Existe otra. Y si tanto se habla de la anterior es de justicia hacerlo también de ésta que a mí me parece fundamental: la realidad de los misioneros repartidos por el planeta llevando esperanza a los más abandonados, cuidando enfermos de ébola, sida, parias del mundo; religiosos dando esperanza a los desesperanzados, formando a niños, jóvenes y adultos; consagrados entregando sus vidas por anunciar la Buena Noticia de Jesucristo; activos y contemplativos; históricos y de nuevo cuño. Tocan todos los campos de la existencia humana, porque todo lo que atañe a la existencia humana es esa imagen de Dios destinada a acercar su Reino a la tierra. Por esos pido hoy, por todos los consagrados anónimos que, sin necesidad de salir por la televisión generando escándalo o diciendo exabruptos, son conocidos solamente por quienes reciben de sus manos el amor misericordioso de Dios. Hoy pido por quienes no se evaden del momento que viven y van conquistando las redes sociales llevando en ellas a Cristo y su Evangelio. 


Ésta es la realidad de la Luz que la Vida Religiosa aporta al mundo y a la Iglesia; la realidad de la santidad que la Vida Religiosa aporta al mundo y a la Iglesia. Sus propias vidas son las que atraen a otros a seguir su ejemplo. Sus vidas y la oración. La vida de un religioso alegre y la oración alegre ante el Santísimo son una fórmula impagable de atracción. Quien no quiera verlo tiene un serio problema. Pero hay que contarlo, hay que mostrarlo al mundo. Hay que hablar de esas vidas y su labor. De la felicidad que irradian y la esperanza que regalan.


Esta noche en la oración familiar estarán todos los Redentoristas (es lo que tiene la Familia) ancianos, mayores, jóvenes y aquellos que están en formación. Dedicaremos una oración especial, sin nombres, a quienes se lo están pensando y con nombre por el paisanuco que esta mañana me ha mandado por whatsapp a mi Perpe desde el Alto de Miranda. Daremos gracias a Dios por sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario