sábado, 23 de mayo de 2015

Grado en Perseverancia

El valor del ejemplo es insustituible. Las palabras pueden alentar, sostener, formar, elevar, pero nada como el valor del ejemplo. Uno puede caer, o le pueden tirar, pero se levanta, se limpia el polvo y continúa con tesón, fe y esperanza.

Este ha sido el ejemplo de mi mujer cuando fue despedida del colegio en el que trabajaba como profesora de inglés en infantil. Su título de Técnico Superior en Educación Infantil era suficiente para su trabajo; más que trabajo, su vocación. Veinte años de experiencia profesional, diez en el mismo centro, una reputación consolidada… pero el azote de la crisis tuvo como efecto “colateral” una drástica reducción de alumnos, ergo trabajadores a la calle, entre ellos María. Cada empresa, organización o institución toma sus propias decisiones.

El paro o cualquier otra contrariedad o golpe de la vida se llevan de una manera diferente cuando los relativizas frente al Absoluto. Es la fe la que te empuja, es la debilidad la que te levanta, es Él quien te guía. Tratas de transformar las angustias en Esperanza, la debilidad en fortaleza. Te das. Das de ti lo que no creías posible. Caído sobre el suelo uno aprende a ser humilde, descubre la luz de los humildes, aprende a tender las manos para dar y para recibir. No es cuestión de luchar; es cuestión de seguir el Camino.

Eso hizo María, y en dos años se ha ventilado los cuatro cursos del Grado en Educación Infantil, mención en inglés. Y terminando la DECA. “Mami” la llaman sus compañeras de Facultad, y es que en realidad es contemporánea a las madres de todas ellas. Una vez levantado, abres los ojos (los ojos más hermosos de la creación) y ves un camino infinito por recorrer, las caras de tus hijas que van creciendo… mueves un pie, luego el otro… y continúas. No hay “no soy capaz” que valga. Y con las primeras notas llegan las primeras matrículas de honor. Y el paso por las prácticas… la canción tenía razón, veinte años no es nada en algunos ámbitos. Pero siempre bajo el Perpetuo Socorro de María.

Una casa, una familia, dos hijas y ayer, 22 de mayo, a sus 47 años fue su ceremonia de Graduación. Guapa no, lo siguiente. Una inmensa cara de felicidad. Como la de todos sus compañeros. Escuché atentamente los discursos de todos. Todos hablaban de los padres de los Graduados. Pues ahí estaban las hijas y el marido de una de ellas; sus padres, en el cielo. Babosos. Las niñas llenas de nervios. Y yo inmensamente orgulloso comprobando que la felicidad de mi mujer es la cosecha del esfuerzo, del valor, de la constancia, del tesón, de la perseverancia y de la fe. Ése es el verdadero valor del ejemplo para nuestras hijas.

Caemos nosotros o directamente nos tiran. Pero si lo hacemos con Cristo sabemos que el horizonte es Suyo. Con Cristo en el corazón y Dios en el horizonte todo es posible. Una Familia Redentorista en Camino. Y si volvéis a caer, levantaos, orad y perseverad. "...aprender a pedir a Dios las gracias que necesitamos para la perseverancia y la salvación", San Alfonso Mª de Ligorio.

En camino. En unas semanas no estará igual, habrá dado otro paso más. Estará buscando trabajo. En gerundio. Scalando en Familia.


Yo seguiré igual. En gerundio. Babeando en Familia.

3 comentarios:

  1. Querido primo: me encanta cómo escribes y lo que trasmites. Mi enhorabuena para María y para las niñas y para ti. BRAVO,BRAVO. Además como dice en Filipenses 4:13 " Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" y vosotros sois un magnífico ejemplo de ello.
    De verdad que gracias por el ejemplo y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Precioso homenaje a una gran mujer, Enrique! Mi enhorabuena a María por su valor, su esfuerzo y su tesón.
    Un beso
    Barbara

    ResponderEliminar
  3. En la relectura de lo escrito se ha quedado resonando en mí la frase de que cuando estás en el suelo hay que" aprender a tender las manos para dar y para recibir". Y qué difícil es a veces decir que uno necesita del apoyo de los demás, pedir ayuda y dejar que le ayuden. Y qué difícil es a veces, en las prisas del día a día y de la agenda, darse cuenta de que los que tenemos al lado nos necesitan tanto.
    Felicidades a toda la familia, sin duda tenemos un ejemplo de tesón y confianza.





    ResponderEliminar