domingo, 14 de diciembre de 2014

¡Alegraos!

Gaudete. ¡Regocíjense! ¡Regocijaos! ¿No lo notáis? ¿Seguro que no? Tratad de ir acompañamdo a María y a José, porque Él ya está cerca. Aún estáis a tiempo los rezagados. Animaos. Sí, levantad el ánimo y la cabeza para poder mirar a los ojos, y ahí, en esos otros ojos ver y mostrar que está cada vez más cerca.

Soy un privilegiado, lo reconozco. He tenido la suerte de vivir el pasado jueves una maravillosa vigilia en PS a la que no solamente fueron alentados todos los grupos parroquiales, si no cualquier feligrés. El P Nicanor, mi párroco, nos ayudó a allanar el camino, individual y comunitariamente. Una parroquia misionera, una Congregación misionera. Por eso no se limitó a ayudar a la disposición interior de nuestros corazones, si no que insufló las fuerzas para que saliéramos a ser testigos de Esperanza. Un privilegiado, porque a cada paso, es mi Parroquia la que está en permanente estado de misión; y en Familia. Un privilegiado.

El viernes también en PS, una familia misionera del movimiento de Schoenstatt que en enero próximo irán a vivir a Costa Rica como lo que son, misioneros, nos contó su proceso de discernimiento, su proceso vocacional familiar. Una bonita manera de conocer de primera mano otras realidades eclesiales que muestran la felicidad, la alegría del Evangelio. Un matrimonio alegre, padres de cuatro hijos que transmitían paz. Un privilegiado.

El mismo viernes una especial Eucaristía del grupo de matrimonios en la Capilla de la Comunidad. Sin palabras las palabras del P Octavio. En casa, en Familia, entre hermanos. Compartidos el Pan, la Palabra y la oración. Una gozada. Benedictus como preludio al fuit homo missus a Deo cui nomen erat Ioanes del Evangelio del domingo de Gaudete. Y el jueves, en la vigilia, me tocó ponerle voz a Juan… Un privilegiado.

E #iMisión en plena ebullición de proyectos, ilusiones, iComunión. Proyectos e ilusiones individuales y grupales. #iComunión.

Y mañana más, y a lo largo de la semana más. Pero yo ahora empiezo a necesitar aumentar mis ratos de silencio. De calma y oración en silencio. Calma, oración y silencio. Estar rodeado de personas que irradian luz de tal forma tanto en directo como en la red, a veces le hace sentirse a uno diminuto y frágil. Saberse diminuto y frágil también es una gracia cuando uno se da cuenta de que Dios se hizo diminuto y frágil, un bebé indefenso producto de un embarazo digamos que no planificado…

Impresiona el Amor del Padre para con todos nosotros. Impresiona su Amor sabiendo por todo lo que habría de pasar. Impresiona la confianza, la fe, de una chiquilla, de una jovencita, que hizo posible esta maravillosa historia de salvación. Impresiona la fe silenciosa de José; impresiona la humildad del padre del Hijo de Dios. Impresiona la fragilidad de Jesús, la fragilidad de esa minúscula cantidad de Redentor desde su concepción. Impresiona pensar que si María, al día siguiente de su fiat, se hubiera tomado la píldora del día después, no habría nada que celebrar.

Impresiona tanto Amor. Me impresiona pensar que ese Amor es por mí y por mi mujer, y por mis hijas. Impresiona pensar que ese Amor es por los cristianos perseguidos y por quienes les persiguen; por los mendigos que duermen a la intemperie; por todos y cada uno de los que sienten que no tienen nada que celebrar. Me impresiona nuestra propia libertad para seguirle o no, para dar o no Esperanza. ¿Qué hacemos con nuestra libertad?

Yo soy un privilegiado no por lo que tengo, que también, si no por lo que atesoro: la fe.

¿Eres simplemente un perezoso espiritual? ¡Pues espabila! Ahí afuera hay mucha gente que te necesita, que necesita que les animes y les lleves su Esperanza.

¿Eres un consumista compulsivo que basa estos días en comidas y regalos? Pues párate y recapacita. Piensa un poco, quizás simplemente necesites darte un respiro, contemplar la fría gruta donde nacerá el Hijo de Dios… ¿No sabes dónde? ¿Seguro? Date una vuelta por tu ciudad, la noche ya bien entrada, y fíjate en cualquier soportal, en la boca de alguna parada de metro, en alguna sucursal de cualquier entidad bancaria; sí, esas cajas de cartón, esas vidas rotas… Mira a los ojos; trata de mirar a los ojos. ¡Belén no está tan lejos!


¿Eres tú uno de los que sienten que no hay nada que celebrar? ¿De verdad? Pues hablemos… a ver si acabamos juntos en la Misa del Gallo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario